Por: Lisandro Duque Naranjo

Una cosa es historia, y otra historial

EL HISTORIAL DELICTIVO QUE, CON pruebas muy convincentes, expuso el senador Iván Cepeda contra el doctor Álvaro Uribe Vélez, el pasado 17 de septiembre de 2014, marca un punto de giro muy concluyente en la política colombiana.

También en la cultura, en la justicia, en la ética y, en síntesis, en todo cuanto ocurra en el país de aquí en adelante. Para nuestro bien, si ese expediente criminal se sanciona de acuerdo con las leyes y se asume como una lección irrepetible, o para nuestra tragedia, si apenas quedara como una anécdota a la que no le viéramos problema que se repitiera.

De todo lo que denunció Cepeda se había oído hablar, desde cuando el doctor Uribe Vélez empezó su vida política como alcalde de Medellín, en el 82, cargo del que lo despojó anticipadamente el presidente Betancur, hasta hace solo cuatro años, cuando concluyó su gestión presidencial. Pero solo el miércoles pasado esos rumores, leyendas urbanas y agrarias sobre sus hazañas subrepticias —algunas de las cuales él llama, costumbristamente “frenteras”, o fruto de un “varón pantalonudo”—, adquirieron un corpus con el peso probatorio suficiente, la cronología exacta, la taxonomía indudable, como para sentirnos ante un infractor de las conductas que no solo son obligatorias para cualquier ciudadano, sino, y principalmente, para una persona simbólicamente representativa, cuyos actos u omisiones generan consecuencias colectivas y permanentes. No sería justo obviar los aportes que sobre las andanzas delincuenciales del personaje han significado también libros como El señor de las sombras (2002), de Fernando Garavito y Joseph Contreras, además de centenares de columnas de prensa, debates, testimonios, etc., que les valieron no pocas veces a sus responsables la cárcel, el exilio o la muerte, y sobre todo la indiferencia pública de un país arrobado —hoy en día un poco menos— por la locuacidad incivilizada, y algo pintoresca, del sentado en el banquillo. Un banquillo del que se iba y volvía, pero banquillo al fin.

La subjetividad alterada del doctor Uribe, muy por encima de su competencia política para ejercer ese cargo, le causó lesión enorme al país. Felizmente, el incriminado es ahora un ser controlable, con su minoría demencial siguiéndolo como lo hicieron con su profeta aquellos suicidas de Waco (Texas), que le creyeron sus miedos sobre la inminencia del juicio final. Bastaría ver los rictus de los senadores de Centro Democrático, para convertir en sospechosa su causa, sin importar su ideología.

Ignoro qué repercusiones pueda tener en lo judicial ese listado de delitos que expuso Iván Cepeda. A vuelo de pájaro, pensaría que no le alcanzará la vida al acusado para pagar tantos cargos. Si no se le cobrara nada, peligra de verdad lo que resta de la salud mental y mucho de la vida física de este país. En cuanto a las costumbres políticas, equivaldría a un guiño a los saqueadores y a los genocidas, para que procedan con impunidad.

* * *

DIRECTV

A partir de la fecha, me desafilio de Directv. Es mi protesta por haberme quitado la señal de Canal Capital, Telesur y el Canal del Congreso mientras duró la intervención de Iván Cepeda en el Capitolio, y habérmela restablecido cuando empezó a hablar el senador Uribe Vélez. Eso es creer muy boba a la teleaudiencia, y yo no pago para eso.

* * *

EL SENADOR RANGEL

El senador Alfredo Rangel invoca el modelo de desmovilización de los paramilitares —con cárcel para unos y extradición para otros—, para imponerlo al tipo de negociación que debe hacerse con la guerrilla. Difícil, doctor Rangel, porque los “paras” eran aliados del Gobierno. Esa fue una negociación entre “amigos desleales”, en la que Uribe los traicionó, como lo dijo hace poco Ernesto Báez. En cambio las Farc son enemigas del Estado. No me dan las cuentas. 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Lisandro Duque Naranjo

La vuelta al mundo

¿Dónde están los causantes?

“Summa cum laude”

El abogado Álvaro

La tal visa