Por: Harry Sasson

Una noche en Florencia

En mi último viaje a Florencia, esa ciudad italiana que tanto hace palpitar mi corazón, no bien terminé de poner el pie cuando, aún asimilando el cambio de horario y los estragos del avión, me senté en un restaurante junto al mercado central y ordené mi bistecca alla Fiorentina, uno de los platos más representativos de la Toscana.

Se trata de un glorioso y exagerado corte porterhouse o T-bone grueso, con la chata a un lado y el lomo a otro, que escala la aguja de la báscula hasta unos indecibles 1.000 a 1.500 gramos, asado al carbón y luego enriquecido en el plato con una mezcla de aceite de oliva, hierbas y especias. Semejante animal se debe compartir, por supuesto, por lo que además se trata de un plato festivo para disfrutar entre amigos con una buena copa de vino. En Italia existe una cultura de la buena carne muy poderosa, especialmente en esta zona, donde crían el ganado Chianina en hatos no extensivos y con prácticas tradicionales. Allí también existen la célebre “antica macelleria”, que son charcuterías con hermosos muestrarios de carne fresca y embutidos. Les dejo entonces esta semana el recuerdo de esa fastuosa cena en Florencia, para que ustedes la disfruten con sus amigos uno de estos domingos.

Bistecca alla Fiorentina

Ingredientes

4 cortes gruesos de chata o T-bone madurada

1/2 taza de aceite de oliva

4 dientes de ajo machacados o tajados

1/2 taza de perejil liso picado

Ramitas de tomillo

Jugo de 1/2 limón

Sal marina y pimienta

Preparación

Sazone la carne con sal y pimienta y ásela a la brasa hasta alcanzar el término deseado. Mientras tanto, en una sartén en frío, añada el aceite de oliva y los ajos, y eleve la temperatura lentamente. Cuando los ajos comiencen a dorar, agregue el perejil, el tomillo, el jugo de limón, sal y pimienta. Sirva la carne bañada con esta salsa, decore con unas hojas de perejil fresco y acompañe con pasta al burro o una ensalada de rúgula.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Harry Sasson