Por: Andrés Felipe Rodríguez Maldonado

Una visita aplazada desde "Demon Days"

Cuando Damon Albarn y Jamie Hewlett pensaron en lo que sería Gorillaz, jamás imaginaron el impacto que tendría su propuesta musical. No creo que se les haya pasado por la cabeza tener una discografía tan amplia (cinco álbumes de estudio), ni que serían el mayor atractivo de distintos festivales a nivel mundial. Quizá tampoco pensaron que 17 años después del lanzamiento de su primer álbum seguirían haciendo giras mundiales. Y nosotros, en Colombia, perdimos la fe de que visitaran nuestro país, pero Estéreo Picnic nos hizo creer que era posible. Gorillaz dará un histórico primer concierto en Colombia (y posiblemente el único) hoy sábado 24 de marzo.

Muchos se sorprenderán con el hecho de que Gorillaz sea una especie de banda virtual. Más allá de Albarn y Hewlett, la gente conoce a 2-D. Noodle, Murdoc y Russel. En la excelsa propuesta audiovisual del proyecto los hemos visto presentarse, crecer y vivir ante nuestros ojos.

Con Clint Eastwood, en 2001, nos dieron la bienvenida a su mundo digital. Conocimos a Noodle, esa pequeña niña japonesa que sufre de amnesia y que llegó a Inglaterra en una caja de una empresa mensajera; a 2-D o Stuart, un prodigioso tecladista y cantante que después de un accidente recobró la memoria e ingresó a la banda; a Murdoc, el músico más experimentado, pero sumergido en las adicciones; y a Russel, poseído por un demonio desde sus tiempos de estudiante.

Desde Gorillaz, el primer álbum de la banda (2001), fuimos testigos de un sonido experimental, algo nuevo, pero muy agradable para los oídos. Pasaron cuatro años hasta el lanzamiento de Demon Days, el segundo trabajo de estudio de Gorillaz. Allí se puede apreciar un sonido más maduro, con letras y temáticas oscuras y un contenido visual más elaborado. Es posible que El Mañana tenga la historia visual más fatídica, viendo a Noodle adolescente en una isla que está siendo bombardeada. Una canción melancólica que se convierte en un himno antibeligerante, en un no rotundo a la guerra. La incógnita queda con la supuesta muerte de Noodle, de quien no se supo nada durante cinco años.

En 2010, Plastic Beach’fue el regreso triunfal de Albarn y Hewlett. Un álbum repleto de colaboraciones, al más puro estilo del Random Access Memories de Daft Punk, terminó con una larga pausa musical. La introducción del álbum la hace la Sinfonía ViVA, una orquesta londinense, y es tan majestuosa como el resto del disco. The Clash, De La Soul, Lou Reed y Bobby Womack son algunos de los nombres que confirman una teoría: este es un trabajo impecable. Combina varios géneros, cada canción es diferente a la anterior y la instrumentalización es precisa, dándole el lugar necesario a cada músico para brillar en su propia melodía. Rhinestone Eyes, Stylo y On Melancholy Hill son, fácilmente, tres de las mejores canciones de toda la discografía de Gorillaz. Y se resuelve el misterio: en el video de esta última canción vemos a Noodle viva, en un barco lleno de armas, viajando hacia Plastic Beach.

Durante ese mismo año lanzaron otro álbum. The Fall está compuesto por 15 canciones grabadas de forma exprés mientras Albarn realizaba la gira del Plastic Beach. Es el disco más experimental de Gorillaz, totalmente electrónico y con combinaciones de sonidos que hubieran hecho muy felices a John Lennon y Paul McCartney durante las grabaciones del Álbum Blanco. Piense en meterle más sonidos sin sentido a Revolution 9 y tenemos piezas fundamentales de The Fall. Para muchos, un disco que no es entendido. Para otros, un experimento fallido.

Siete años después, Gorillaz retornó a la escena musical con Humanz, un disco que generó muchas expectativas, pero que también es de difícil aceptación. Salvo los interludios, todas las canciones cuentan con colaboraciones: Vince Staples, Popcaan, De La Soul, Kali Uchis y Rag’n’Bone Man son los nombres más importantes que complementan la inalterable voz de Damon Albarn. Es un álbum plagado de sonidos electrónicos y con mucha influencia de hip hop. Una transformación necesaria que resulta complicada, pues la vara de superación estaba muy alta.

Al Humanz hay que agradecerle que trae a la banda por primera vez a Colombia. ¿Sigue siendo Gorillaz relevante dentro de la industria musical? Sin duda alguna. En su momento se atrevieron a hacer cosas que nadie más pensó. Incluso hoy, además de su renovación sonora, la apuesta visual sigue rompiendo esquemas.

La visita que nos debían se hará realidad. Por fin, después de tanto, será real. Y tendrá ritmos para todos los gustos, para el clásico fan de la banda, para el que conoce lo que ha sonado en la radio o para el nuevo conocedor de una propuesta que resulta sorprendente.

17 años más tarde, luego de dar golpes de autoridad en el britpop con Blur, Damon Albarn aterrizará en Bogotá. La idea musical menos seria de todas, una contracorriente frente a lo que mostraba el MTV de los 90, es una de las bandas más respetadas y aclamadas del mundo.

La fiesta con Gorillaz será apoteósica. Un Mundo Distinto se prepara para alienar al público que con tanta devoción esperó su locura. 2-D, Noodle, Murdoc y Russell les dan la bienvenida al show más esperado de cualquier festival en Bogotá.

746329

2018-03-24T15:09:52-05:00

column

2018-03-24T15:09:52-05:00

jrincon_1275

none

Una visita aplazada desde "Demon Days"

38

6433

6471

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Andrés Felipe Rodríguez Maldonado

¡Veamos música en vivo!