Por: Beatriz Miranda

Unasur: ¿estrategia de defensa propia?

El viernes, al celebrar los ocho años de la fundación de Unasur, ocurrida en la isla Margarita el 17 de abril de 2007, fue anunciada la creación de la Escuela Suramericana de Defensa (Esude), que tendrá lugar en la sede de Unasur en la ciudad Mitad del Mundo en Ecuador.

América Latina, a pesar de la expectativa de su bajo crecimiento económico en 2014, no deja de sorprender. Los vientos de cambio siguen soplando desde el Sur.

La Escuela Suramericana de Defensa será un “centro de altos estudios y de articulación de redes entre las iniciativas nacionales de los estados miembros de Unasur, para la formación y capacitación de civiles y militares en materia de defensa y de seguridad regional”. Según el secretario general de Unasur, el expresidente Ernesto Samper, la Esude “preparará a nuestros ejércitos, no para la guerra, sino para la paz, y para enfrentar amenazas comunes y desafíos globales, como el narcotráfico, el terrorismo, el tráfico de armas y la ciberdefensa”.

Como primer secretario de la Esude fue nombrado el brasileño Antonio Jorge Ramalho, experto en el área de relaciones internacionales, vinculado a la Universidad de Brasilia y al Ministerio de Defensa de Brasil. Se sabe que el tema de la defensa en los procesos de integración es uno de los más sensibles por tocar de una forma significativa la soberanía de los países. Un buen ejemplo es la controversia acerca del papel de la OTAN en el ámbito de la integración europea.

Es importante recordar que la Escuela de las Américas, centro de formación de la defensa continental, fue establecida en Panamá en 1946 y trasladada a Georgia, Estados Unidos, en 1984. Debido a varias actuaciones contra los derechos humanos y la ética militar en el continente, fue cerrada en el año 2000 y reabierta con el nombre de Instituto para la Cooperación en Seguridad del Hemisferio Occidental. Los documentos que guardaban esa etapa de la historia continental fueron descertificados en el gobierno del presidente Bill Clinton.

A pesar de que la Escuela de las Américas persista en “contextos locales y que algunas fueron tercerizadas”, Unasur, en su octavo aniversario, rompe paradigmas históricos en América del Sur y demuestra estar dispuesta a tener un pensamiento estratégico propio, un paso fundamental para que América Latina y el Caribe se consoliden como una zona de paz.

Feliz cumpleaños y larga vida a Unasur.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Beatriz Miranda

Dolor de patria

¿En Colombia se fortalece el sí?

Unasur sin Colombia