Por: Juan Carlos Pinzón Bueno

Uribe ante la historia

EL PRÓXIMO 7 DE AGOSTO EL PAÍS TENdrá un nuevo presidente de la República.

Sin apasionamientos, independientemente de la opinión política favorable o en contra que se tenga del presidente Uribe, cualquiera que mire las estadísticas se va a encontrar que son favorables a su gestión. Las cifras muestran que en la última década hay avances en los temas sociales, económicos y de seguridad. No son interpretaciones, ni opiniones que busquen persuadir, son los hechos y los números.

Por supuesto que los resultados favorables y desfavorables no corresponden exclusivamente a un gobierno. Sin duda, varios de los logros alcanzados en este tiempo fueron cosechados en el gobierno Pastrana, y varios de los avances del próximo gobierno tendrán su cimiento en estos años. Así mismo, los problemas tienen décadas de gestación. No es continuismo per se lo que le conviene al país, pero sin duda se requiere mantener esta tendencia histórica, sin que ello signifique dejar de hacer los cambios que hagan falta, implementar nuevas políticas o enfrentar con resolución los desafíos.

Amigos y opositores de Uribe tendrán que estudiar con visión de largo plazo por qué influyentes analistas e intelectuales se convirtieron en duros críticos, pero por qué la opinión en general siente que el liderazgo del Presidente los favorece. Tal vez el análisis de algunos factores permitirá entender este fenómeno: 1) Se quebró una tendencia de violencia que creció de manera sostenida desde mediados de la década del 60 hasta principios de la actual, con efectos tangibles sobre la economía y con beneficios en todos los estratos y sectores. 2) Gobierna cerca de la gente, ha hecho sentir que los problemas de los ciudadanos son su problema, aunque genera críticas por el estilo de microgerencia y la pérdida de perspectiva de las políticas. 3) No evita los debates, al contrario, promueve la discusión pública de todos los asuntos. En fin, le queda una gran tarea a los historiadores, aunque se puede predecir que el presidente Uribe será justamente reconocido.

14 de marzo: la próxima vez que se publique esta columna ya estará elegido el nuevo Congreso. A la luz de los retos que enfrenta el país en los próximos años será necesario que el siguiente gobierno cuente con mayorías en el Congreso para sacar adelante reformas en materia social, fiscal, e institucional. La U, el Partido Conservador y Cambio Radical tienen en sus listas varios líderes regionales que pueden aportar. El Partido Verde y Compromiso Ciudadano tienen candidatos relevantes. Es importante el esfuerzo de representación que miembros de la reserva activa están haciendo en la lista de Alas.

En las listas de Senado, entre varios candidatos importantes, se destacan: Juan Mario Laserna, uno de los candidatos más completos; su presencia en el Congreso elevaría el nivel del debate económico y el de seguridad; además su propuesta de vías terciarias es clave para la paz. Jairo Clopatofsky es independiente, tiene experiencia y aprecio por las Fuerzas Armadas. Juan Lozano fue un buen ministro y ha sido un defensor de la transparencia en la gestión pública. Juan Manuel Galán ha demostrado que tiene luz propia. Por último, en las consultas internas hay excelentes candidatas y candidatos por fortuna para el país, aunque debería primar la preparación para gobernar y los resultados. En el Partido Verde, la gestión como alcalde de Enrique Peñalosa es la que tiene mayor reconocimiento por parte de expertos internacionales.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Juan Carlos Pinzón Bueno

Justicia penal militar

El próximo presidente

Gobernabilidad

Diplomacia y firmeza