Uribe no supera a Santander

En la edición del pasado domingo 28 de febrero, en la página 8, el señor Hugo García Segura afirma que “De no suceder algún imprevisto, el próximo 22 de mayo, es decir, ocho días antes de las elecciones presidenciales, Álvaro Uribe Vélez se convertirá en el colombiano con mayor tiempo efectivo en la Presidencia de la República. Hasta hoy, según el historiador Óscar Delgado, esa distinción la tiene Francisco de Paula Santander, con siete años, nueve meses y 14 días”.

Es cierto que tal distinción la tiene el general Santander, pero seguramente la seguirá teniendo por mucho tiempo, salvo que suceda “algún imprevisto”..., pues dicho presidente ejerció efectivamente el poder ejecutivo, grosso modo, durante 12 años y cinco meses. En los registros de nuestra historia se evidencia que el general Santander ocupó de modo real la primera magistratura en cuatro tiempos:

— Como presidente encargado, por ausencias voluntarias del Libertador, del 20 de septiembre de 1819 al 25 de octubre de 1821, primero, y del 13 de noviembre de 1821 al 10 de septiembre de 1827, después, tiempos que suman seis años y 11 meses.

— Como presidente provisorio (mientras entraba en vigencia la Constitución de 1832), entre el 7 de octubre de 1832 y el 1 de abril de 1833, tiempo que suma cinco meses y 24 días. Se observa que Santander fue elegido para este período provisorio a partir del 1 de abril de 1832, pero sólo se posesionó el día 7 de octubre por hallarse fuera del país.

— Como presidente titular, elegido para un período ordinario de cuatro años, del 1 de abril de 1833 al 1 de abril de 1837.

 Así las cosas, si sumamos los cuatro tiempos, queda claro que el general Santander es, indiscutiblemente, el ciudadano colombiano que más años ha ejercido de modo efectivo la primera magistratura. Y es indiscutible, también, que el actual mandatario, Álvaro Uribe Vélez, ocupará el segundo lugar con sus ocho años.

 Ignacio Arizmendi Posada.  Medellín.

Envíe sus cartas a [email protected].

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Lectores opinan

La cofradía del santo reproche

No entiendo por qué no entienden

Al oído de los conjueces

De igualdades y discriminaciones

De Julio Londoño sobre una columna