Por: Luis Carvajal Basto

Uribe sí quiere

Luego de ver los resultados de la encuesta en que, antes o después de lo de Ingrid, Uribe arrasa, se observa con pesar que el único argumento que aducen sus competidores es que a él mismo no le conviene. Es decir, tratan de convencerlo de que no se presente.

Da pena ver a Mockus, por ejemplo, pidiéndole que renuncie sin más argumentos que su particular interés. Eso parece un “atajo”. Igual les pasa a los tres precandidatos del Polo: Carlos Gaviria, Petro y Garzón. Los tres no suben de tres puntos en la encuesta.

A muchos les sorprenden las cifras de Fajardo, pero la verdad es que hasta que Uribe no diga si va o no a ser candidato, la campaña y los competidores uribistas no dirán ni pio. Después, Fajardo no podrá arroparse en el desconocimiento que la opinión tiene de él y deberá contarnos cómo se puede ser amigo de Uribe y del Polo al mismo tiempo. Así lo percibe la opinión.

Otras cifras que merecen ser observadas en la encuesta son el 67% que quiere referendo y que seguramente apostaría por Uribe para un nuevo periodo, el 50% que quisiera que Íngrid se presente, sin que esto quiera decir que votarán por ella. No le alcanza para presidenciable, pero para Vice puede ser.

Un 59% se declara uribista, pero el uribismo no es un partido. Allí están Liberales, Conservadores e Independientes que respaldan a Uribe. Eso se ve más claro si se observa que de los Conservadores el 18% no son tan fieles, mientras que el Liberalismo tiene una imagen positiva del 33%, que contrasta con las bajas cifras que alcanzan quienes fueron medidos y son Liberales. Más Liberalismo que candidatos.

La encuesta dice que Uribe ganaría hoy una elección y que la mayoría quiere que se presente en 2010.Estamos como hace dos años cuando afirmé, en este mismo medio, que sería Presidente en 2010, si nada cambia tanto y , por supuesto, sí quiere.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Carvajal Basto

¿Dos agendas?

Retos de un joven presidente

¿No más TLC?

“Habló” el líder de la oposición

Viaje, sin retorno, hacia el pasado