Por: Humberto de la Calle

Vaya programita de gobierno

COMO EL CONGRESO ESTÁ MÁS O MENOS desocupado, y a la manera de una corta vacación de la parapolítica, pongo a consideración este “decreto-ley”, totalmente auténtico y transcrito en su grafía original. Ahí están los temas del momento: libertad de expresión, seguridad democrática, política de género, prevención vial, precios astronómicos de los alimentos y política criminal. De paso, como se ha sabido que Bogotá invirtió cinco mil millones de pesos en la compra de aparatos para medir el grado de alcoholemia, al oído de Samuel Moreno dejo la alternativa del artículo primero, como solución más barata.

También puede servir como programa de gobierno de uno que otro candidato.

"Decreto de 12 de marzo de 1877, expedido por el Alcalde de Anserma (Caldas).

El Alcalde de aquí viendo que es una vaina que naide se mueve a que el pueblo se alevante como una pirámide a que está llamao por sus encumbradas montañas y en segundo lugar pa que tome esperencia dentro cualquier endebido que no me aga caso a lo que yo mando como autoridá que soy porque fui nombrado por el prefeto de ocidente según la preva que tengo en una carta que me mandó.

DECRETA:

Artículo 1o.- Como pa uno saber cuando una persona está borracha, no es sino fijarse si se va pa los lados o se gomita y también cuando dicen palabras boquisucias, me voy aponer en atisba como el que va a casar un conejo y al primero que se ladé lo mando al gueco hasta que se le pase la rasca, y pa más calamidá se le prohibe beber agua.

Artículo 2°· Igual pena sufrirán los marranos y los perros sin tramojo.

Artículo 3°.- Asoluto se prohibe arrempujar a las mujeres en semana santa porque eso da margen a peloteras.

Artículo 4°.- A naide se le puede aser corcobiar la bestia y mucho menos si es mujer en enjalma. Tampoco se permiten montones de más de veinte personas porque es a la fija que se ponen a ablar mal del alcalde y los comisarios.

Artículo 5°.- Queda bedao ablar del cura, del gobierno y sus satélites a fin de que no se alborote la política.

Articulo 6°.- A los carniceros se les recomienda que deben tener las pesas todo lo más grande posible, y lo digo para evitar estafas y rapiñas, porque en esta semana una persona sin mentar nombres me pesó el cacao y me salió disjusto, y aunque parezca que no uno siempre nota la merma.

Artículo 7°.- Que para evitar el alza de los víveres y lo demás respetible a este respeto, se pone la condición de que el que más puje será considerao como sindicao de monopolio, de tal manera que no se enfurrusque.:

Artículo 8o.- No se permiten las talanqueras de guadua porque es muy peligroso el saltárselas uno y es mejor las chambas que tienen mejores atraitivos.

Artículo 9°.- Estos mandamientos serán cumplidos a punte garrote, pues ya no aguanto las jeringas de las gentes y las tomancias de tanto perro y gato.

Juan de Los Santos Parra.

~~~

La cuestión es seria. No sólo por la “modernidad” de la temática, sino porque de seguir como vamos, si el Congreso termina cataléptico porque la emigración de parlamentarios hacia La Picota convierte la teoría de la “silla vacía”, no tanto en una propuesta, sino en una realidad, es preciso ir cambiando las ideas vigentes desde Montesquieu sobre la famosa separación de poderes.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Humberto de la Calle

Vientos de guerra

“Fear”

¿Mucho tilín tilín?

Acuerdo de unidad

El salario del miedo