Por: J. William Pearl

Venezuela

Hugo Chávez hizo cambios en su gobierno, y sin duda, ello responde a la victoria que obtuvo contra su rival Henrique Capriles: al vicepresidente lo movió para que pudiera ser candidato a la gobernación del Estado Miranda y, en su lugar, puso a su canciller sin perjuicio de que pueda ocupar los dos cargos, el de canciller y vicepresidente.

Si pretende llevar a cabo la revolución dentro de la democracia tiene que saber cómo jugar el partido. Los últimos movimientos cumplen a mi entender dos propósitos. Uno, afianzar el proceso en el cual llevan trabajando varios años, y dos, la prevención de cubrir la mayor cantidad de flancos posibles en caso de que no esté. Afianzar el proceso que incluye a los menos favorecidos, a quienes se les da lo que antes les costaba mucho trabajo alcanzar: educación, salud, vivienda y otras cosas a las cuales aspiran legítimamente. Venezuela es un país rico, y los menos favorecidos quieren llegar cada vez más lejos, eso es genuino, y encontraron en Hugo Chávez alguien que los defienda y se ponga del lado de ellos. El vuelco que está dando ese país es enorme para bien y para mal.
Muchos dirán, ¿para que entonces le da petróleo gratis a Cuba? Ese es un tema estratégico de la región que impacta al país. La revolución implica eso, aparecer grande y ayudar a los menos favorecidos. Si logra un cambio ese sistema puede servir, pero no se puede reproducir, pues los demás países no son tan ricos en petróleo y por ende no se pueden dar ese lujo.

En dado caso de no poder contar con Hugo Chávez como la cabeza de la revolución, dicho país tiene otras personas, pero a estas alturas pocos que interpreten a la gente de Venezuela como él lo hace. Si se muere será muy difícil remplazarlo y su salud, aún cuando en la última etapa de la campaña no fue un tema a tratar, afectará su desempeño como gobernante. Es muy posible que al ver lo que puede pasar, entregue el bastón de mando en un momento crucial para la revolución.
Sin Hugo Chávez, la revolución seguirá, piensan algunos. Aun cuando han ido por etapas, el proceso que empezó lento, se está agilizando, y más después del intento de deponerlo de su cargo. Si quiere causar una huella que perdure tiene que moverse impactando aun más. Ya optaron por la democracia y saben que ese es el camino, no la violencia. Lo que sigue es ganar más elecciones locales, ganarle a Capriles es un reto difícil, pero no imposible. Si le ganan al antiguo rival de Hugo Chávez, habrán ganado más que una elección, pues Capriles es un símbolo de la oposición, representa todo lo contrario a lo que Hugo Chávez propone. Si el candidato de gobierno gana, será muy complicado reversar lo que está pasando en Venezuela, pasarían a convertirse en un país de una sola opción y esa no seria una democracia.

Puede ser que Hugo Chávez esté enfermo y pretenda hacer un último esfuerzo que lleve a ese país a compartir su riqueza entre todos, el problema es que hoy en día están compartiendo su riqueza con otros países y el costo que están pagando los que allí habitan es muy alto. ¿Que sentido tiene esforzarse cuando los recursos no les pertenecen? Ganaron las elecciones presidenciales y están haciendo cambios, es decir la revolución continua en un proceso que ya tiene a la asamblea, muchos gobernadores y un presidente recién elegido.

Buscar columnista

Últimas Columnas de J. William Pearl

Roles

AMLO

Ganó

México

Oportunidad