Ventaja

EL CONFLICTO CON LAS Farc finalmente está presentando continuos triunfos en lo militar. Pero existen áreas fundamentales en las cuales el Estado aún pierde, como en la propaganda política y mediática que eficientemente las Farc han mantenido, cultivado y trabajado en Europa, y ahí llevan ventaja.

Los hechos de combate, como el de Reyes, son bien recibidos por la opinión en Colombia, no tan bien recibidos en algunos países y muy mal en Ecuador.  Otros, como la ‘Operación Jaque’, han sido recibidos de muy buena manera a nivel global. Este hecho le abre un espacio al Gobierno para emprender una estrategia de cabildeo que abarque el parlamento Europeo, los jefes de Estado, los líderes de los partidos, los medios de comunicación y el pueblo europeo en general. Esto con el fin de cambiar la errada percepción que sobre el conflicto colombiano se tiene en ese continente.

La estrategia diplomática, mediática y de posicionamiento frente a las Farc, se debe trazar en conjunto con expertos tanto en cabildeo como en comunicación en Europa, de lo contrario, y como es natural, en poco tiempo la contraparte incrementará su labor propagandística, lo cual dificultará que se gane en todos los frentes, el militar, el mediático y  el diplomático.

Suiza, por ejemplo, parece haber tomado partido, aun cuando los correos entre el señor Contard y miembros de  las Farc son evidentes, y prefiere solicitar al Gobierno Nacional no agobiar a Contard. Este solo hecho amerita un esfuerzo especial dirigido a dicho país.

De otro lado, existen fuertes indicios de que el Gobierno francés dio asilo a familias de jefes guerrilleros, así como aparentemente dinero, todo en contraprestación por la liberación de Íngrid. Es decir, la diplomacia de dientes para afuera es una cosa, pero la realidad política es otra. Así las cosas, es evidente que Colombia no se mueve tan bien en Francia como aquí pensamos.

Íngrid Betancourt tiene credibilidad en Europa y el resto del mundo, sus testimonios, así como el de los demás liberados sirven de material para plantear una campaña que le permita entender a Europa de qué lado debe estar, cuál es la realidad del conflicto y la suerte cruel de los secuestrados.

Finalmente, ya empezó la campaña mediática en contra de Colombia por el mal uso que le dio un soldado que participó en el rescate de la ‘Operación Jaque’. Seguramente en Colombia el tema pasará rápidamente, pero en Europa probablemente se comenzará a gestar una campaña de desprestigio en contra del Gobierno y del Ejército por este hecho y con el fin de enlodar tanto la operación como al Gobierno. Una campaña mediática lo primero que pondría sobre la mesa sería la manera como las Farc secuestraron a Alan Jara, quien portaba insignias de la ONU. Eso es un acto de guerra.

Colombia no ha tenido nunca en su historia reciente tan buen momento, receptividad y credibilidad para implementar esta fase mediática dentro del conflicto; es el momento de emprender esta importante tarea que cambiará la percepción que tienen los europeos sobre el país.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Farc

De ETA a las FARC, de Rajoy a Santos

Ahí les queda esa paz

Porfiar en la paz

Restaurar antes que producir