Por: Hernán González Rodríguez

Verdades sobre Dabeiba

El profesor Eduardo Mackenzie afirmó el 17 de diciembre pasado en un excepcional artículo como son todos los suyos: “La historia que nos arregló la revista Semana hace tres días es digna de Boris Karloff. Es una narración horripilante y aparentemente incontrovertible, a primera vista. Su título contiene los ingredientes necesarios para espantar al lector: “Cementerio del horror: el lugar donde estarían ocultos los falsos positivos que el país no conoce”. ¡Que descubrimiento! Sin embargo, la lectura de ese texto genera una multitud de dudas… Es un artículo típico de Semana: brutalmente antifuerzas armadas. Pero su base es débil”.

“¿Qué trata de inculcar Semana? Se pregunta Mackenzie. Que el Ejército de Colombia, durante los dos gobiernos del presidente Álvaro Uribe tenía una política para asesinar inocentes y que los asesinaba con la mayor sangre fría para mejorar sus estadísticas de bajas en combate. Empero, el país conoce casos aislados de “falsos positivos” desde 1978, mucho antes de esa presidencia”.

En un correo que circula por las redes sociales, el cual asumo como verdadero, en la misma forma superficial como asume Semana como verdaderos sus ´falsos positivos´, nos informa este que “el 18 de octubre del año 2000, más de mil terroristas de las Farc, pertenecientes al Bloque José María Córdova, a los frentes números, 5, 18, 34, 57 y 58, atacaron al comando de la policía del municipio de Dabeiba con cilindros bomba lanzados desde los cerros, en respuesta a la firma del Plan Colombia, que había sido firmado dos meses antes entre el presidente Andrés Pastrana y su homólogo Bill Clinton”.

“Los policías soportaron toda la noche el ataque terrorista. En la contienda asesinaron al subintendente Delfino Quinto y subintendente Wallington Valencia, los otros 28 policías se atrincheraron en el comando del pueblo, en la iglesia y en la escuela. Los 250 solados de apoyo, enviados por la Cuarta Brigada del Ejército, el Batallón de Contra Guerrillas #4, tan solo llegaron desde Rionegro en la madrugada del 19 de octubre”. 

“Para esa operación de defensa de los policías fueron asignados 4 helicópteros Blackhawk con la esperanza de realizar varios viajes. Cuando llegaron fueron atacados con ametralladoras calibre 50 y con cilindros bomba. Un piloto recibió un disparo en la cabeza y cayó con su helicóptero, perecieron con él 22 soldados y 4 tripulantes. Los otros helicópteros fueron impactados y, sin embargo, lograron desembarcar 46 soldados y dos oficiales. Lamentablemente cuando regresaron a la base de Rionegro los helicópteros no pidieron volver a llevar más refuerzos, porque los daños no lo permitieron”.

“Los heroicos 46 soldados fueron rodeados por la abrumadora mayoría de los guerrilleros de las Farc, quienes los fueron asesinando uno a uno. A las 4:00 pm del día 19 los soldados ya tenían pocas municiones y, sin embargo, resistían la masacre. A las dos de la mañana del día 20 llegaron refuerzos procedentes de Cali y de Putumayo, para suplir la falta de trasporte desde Rionegro”.

“El balance final: 54 soldados asesinados y 5 heridos, 2 policías muertos y un helicóptero derribado. Los caídos de las Farc no se hallaron, a pesar de que se hablaba de más de 50 bajas. No obstante: Hace pocas semanas encuentran una fosa en el cementerio del mismo municipio, todos ellos estaban uniformados y Semana asume que son ´falsos positivos´. Saque usted sus conclusiones, apreciado lector”.

Mi conclusión. Ovejas negras existen en todas las instituciones. Abunda estas en Colombia en nuestras Altas Cortes de la Justicia. Mínimas son las ovejas negras de la Fuerzas Armadas en proporción con el número total de sus integrantes. Las más de 100 absurdas ´negociaciones´ planteadas al Gobierno por el minoritario Comité Promotor del Paro son una estrategia para continuar con los plantones y los cacerolazos, con el fin de desacelerar la economía, debilitar las Fuerzas Armadas, elevar el descontento y elegir en el 2022 un dictadorzuelo bolivariano.

897502

2019-12-27T00:00:00-05:00

column

2019-12-27T02:19:26-05:00

jrincon_1275

none

Verdades sobre Dabeiba

22

4183

4205

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán González Rodríguez

Caperucita Roja

Limitaciones de la justicia social

Errores de las "normas de origen"

La democracia y las redes sociales

Reformas a la OMC