Por: J. William Pearl

Volvió

La expulsión  de Daniel Coronell de la revista Semana duró poco.  Es importante que   su director lo hubiese devuelto al cargo, pues esto le devolvió el poder que ostenta. ¿Anhela Felipe López el poder que  tenía antes de vender un buen pedazo de la revista?

Un duelo es  un proceso difícil de adaptación emocional luego de una pérdida, ya sea esta de un ser querido, un empleo,  una enfermedad, una relación o el poder. Además de  tantas otras cosas que nos llevan a este estado. El duelo está compuesto de  las siguientes etapas:   “fase de negación, fase de enfado, indiferencia o ira, fase de negociación consigo mismo o con el entorno, fase de dolor emocional (o depresión) y finalmente  fase de aceptación “. Según Sigmund Freud el duelo tiene diferentes etapas, si aceptamos esa teoría se diría que López está en la primera  etapa, es decir la del reconocimiento de la pérdida.

López refundó la revista Semana en el año de 1982 y es indudable que la convirtió en un gran éxito, mientras la revista Cambio16 creada años después no aguantó el asunto económico. El grupo de López ha crecido cada día, incluso en otros países de América Latina. Su grupo  es hoy un jugador importante en el campo editorial en México y Argentina para solamente mencionar dos casos. Mantener una revista en un país donde las personas leen muy poco es un éxito de por sí. Además la competencia en Internet es bárbara. Hoy en día el grupo Semana cuenta en Bogotá con un edificio propio. Claro, a raíz de la crisis económica de Colombia tuvo dificultades obvias con la disminución de la pauta, pero López supo cuál era el momento de vender un pedazo y no terminar  mal como le  sucedió  a otras publicaciones.

Al vender  una parte de la revista   el duelo es bastante menor, pues  la pérdida  no es total, es decir busca que la publicación continúe por muchos años más, lo que habla  bien de su inteligencia.  Claro, López  no tiene el mismo poder de antes, pero si el mismo respeto o mayor, ya que actuó  pensando en el futuro, no en el hoy.

Es posible que anhele el poder total, pero tiene que estar muy tranquilo, pues ya su hija María está jugando un rol importante adentro; un ser humano aspira a que sus hijos lo superen y parece que eso  lo va a lograr, es decir aunque le gusta  el poder,  es mayor el amor por su hija y el entender que para que la revista siguiera su curso era necesario vender una parte, por otro lado cuenta con un gran director, lo debe darle una enorme satisfacción y tranquilidad. Es decir lo de López no es solamente poder, es saber mantener un legado.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de J. William Pearl

Liderazgo

Transparencia

Depresión

Cámaras

Patinetas