Votar

En Bogotá, cualquier cosa puede pasar, nada está escrito y casi cualquiera puede llegar al poder.

La historia de la democracia en Colombia data de 1840, ha sido un proceso largo, empezó con el voto a los veintiún años, votaban quienes tenia posesiones, los de raza negra no votaban,  ha sido una evolución.

El voto es un derecho que en Colombia tienen los mayores de diez y ocho años y como tal se puede  ejercer. Las democracias subsisten gracias al voto, es por eso que en las democracias más antiguas incentivan a la gente a votar, en esas latitudes la gente vota menos y se manifiesta poco con ese mecanismo específico. En el caso de Bogotá, las elecciones que vienen no animan a muchos, no despiertan pasiones y los votantes piensan más en a quien oponerse, que votar por quien les gusta. Si nadie nos gusta, para eso está el voto en blanco.

Es válido oponerse a alguien, por eso la gente vota como quiera y si se quiere frenar a un candidato (a) no se vota a favor sino en contra. Es decir para que pierda el que no queremos que gane.   Las personas sienten una amenaza a su modus vivendi y eso los mueve a votar en contra, a protegerse a ellos y sus familias, cuando creen que alguien los puede amenazar en su entorno personal. Ese es el conocido voto útil.

El voto programático se da cuando algún candidato promete una cosa y el votante se identifica con ese camino, que puede ser la seguridad, la educación la salud etc. Si el candidato (a) atina en un tema, las personas lo favorecen y lo apoyan.

A estas alturas faltando tan pocos días para las elecciones y en Bogotá donde nadie tiene más del 27% de intención de voto, según la última encuesta de Gallup, (publicada en este periódico), los votantes aún no se deciden por nadie, es el momento de votar por el candidato de nuestras preferencias. Todos pueden ganar, no es necesario el voto en contra. Sí se puede ejercer el derecho a la democracia y marcar  a quien más nos gusta. 

Se afirma que todo sufragio cuenta y en el caso de Bogotá es muy cierto, en este caso no es necesario ir en contra de alguien pues cualquiera puede ganar las elecciones a la alcaldía. Están en una lucha dura todos y los sufragantes pueden decidir. ¿Esto a quien favorece? A los que no tienen el favoritismo y por tal razón a las personas que no los ven como una opción real. Quienes se lanzan tienen que poner sobre la mesa sus propuestas para que la gente se decida por ellos (ellas). Nada esta escrito y como están las cosas cualquiera puede ganar estas elecciones en Bogotá.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Sin nombre