Por: José Manuel Restrepo

Voto con-ciencia y a conciencia

Conocimos por este medio, y de forma indirecta, los planteamientos de la agenda económica de los Candidatos Presidenciales que hoy se enfrentan en elecciones de segunda vuelta Presidencial.

Y digo esto, por cuanto el debate en mención ha sido uno donde brilla más la pelea personal, que las propuestas e iniciativas. Tienen que ser entonces los jefes de debate quienes terminan poniendo de presente las iniciativas de gobierno y no los propios candidatos.

En dichos planteamientos hay temas comunes, como el acceso y calidad en la educación preescolar, un sistema de salud más humano y preocupado del paciente, la generación de empleo de calidad, la reducción de la pobreza y la inequidad, el acceso universal a la educación superior por la vía del SENA y de la educación técnica y tecnológica, el fortalecimiento y mejoramiento en la rentabilidad del sector agrícola e industrial, la necesidad de profundizar en la construcción de vías, el crecimiento en el acceso a vivienda a las clases menos favorecidas, la necesidad de una nueva reforma tributaria, entre otros temas. Quizás la diferencia entre los candidatos es que uno tiene más libertad para proponer, y el otro tiene que primero defender lo realizado y luego proponer lo que va a realizar que no fue capaz de hacerlo en sus años de gobierno. Pero al final, son exactamente “harina del mismo costal”.

Lo que si me pareció curioso es que ninguno de los Jefes de Debate y aún los candidatos, se han atrevido o por lo menos les ha interesado hablar de ciencia e innovación. Resulta que cuando revisamos el mediocre resultado del país en materia de competitividad este es uno de los cuatro asuntos críticos del futuro del país. Ninguno ha reconocido por ejemplo que la locomotora de la innovación ha sido un total fracaso, con excepción hecha de los avances desde INNPULSA en el emprendimiento. Nadie se ha atrevido a decir que el país en lugar de ganar ha perdido con el nuevo rol de Colciencias, que en medio de la politización, del desastre de las regalías y de su propia ineficiencia operativa, no logrará las metas que se propuso el Plan de Desarrollo.

Colombia no va a aumentar la inversión en ciencia, tecnología e innovación (entre el 2010 y el 2013 sigue siendo el mismo 0,5% del PIB), tampoco aumentará las exportaciones de productos y servicios de alto valor agregado (no ha llegado a la meta de 21.000 millones) y el dinero de las regalías está embolatado en la lucha de las regiones y en la burocracia de los OCAD.

Da tristeza comprobar entonces que un voto Con-ciencia, tecnología e innovación, no va a ser posible, siendo este el camino ideal para que nuestro país ingrese al escenario de los países desarrollados, es decir aquellos que superan las economías basadas en “commodities”.

Esperando que ya como presidente el ganador recapacite, sí tenemos hoy domingo la oportunidad de elegir a conciencia. Esta ha sido la peor campaña de todas, plagada de intromisiones de la justicia y de algunos medios, de guerra sucias, de mermelada, de aparentes dineros oscuros, de chismes y no hechos, de montajes, de polarización, de incoherencia, de pasado y no futuro, de ausencia de liderazgo por excesivo rol de expresidentes, de intolerancia, de una paz como único tema, como si ella fuese sólo firmar acuerdos y no diseñar nuevas políticas sociales y económicas, de maniqueísmo (paz o guerra), de falsos dilemas, de grosería, en fin de tantas situaciones tan aburridas, que muy posiblemente garantizará una abstención abrumadora.

Hoy quien quede elegido, si es un verdadero Estadista, deberá hacer un llamado a la unidad, a la identidad alrededor de la nación, al diálogo y a construir una Paz de Estado y no de Gobierno. Si no lo dice y efectivamente lo hace, la paz que se consiga (cualquiera que sea) será inestable y el país no va a avanzar ni en lo social ni en lo económico.
Decidamos con independencia de presiones de cualquier tipo y con la convicción de que quien sea derrotado no es nuestro enemigo, sino un colombiano más que debemos sumar a la causa nacional.

 

*José Manuel Restrepo Abondano

[email protected] / @jrestrp

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de José Manuel Restrepo

Una despedida de esta casa

Hacia un acuerdo nacional

¿La revolución trasnochada de Córdoba 2018?

Carta al presidente electo