Por: Ana Milena Muñoz de Gaviria
Horizontes

Voto, participo y me expreso

Las elecciones han sido tradicionalmente uno de los sinónimos de la democracia. Son el primer instrumento de participación ciudadana. En Colombia, después de la Constitución del 91, existen otras formas de expresión, pero ésta es quizá la más universal. La democracia es el gobierno del pueblo, que se expresa mediante un mecanismo legítimo de participación a través del voto y que con sus elegidos crea puentes y desarrolla las relaciones entre el Gobierno, sus instituciones y los ciudadanos en busca del bien colectivo. El Gobierno es del y para el pueblo y su ejercicio está delegado en quien ha sido electo por una mayoría.

El voto, entonces, juega un papel importante y una pieza clave en la democracia. Sus ciudadanos tienen derecho a participar de manera libre, pues con el voto no sólo expresan su satisfacción e inconformidad al escoger a nuestros gobernantes, sino que a la vez votan por unas ideas, un pensamiento, un programa que será desarrollado.

Es bueno decir que la democracia va más allá del sistema electoral y que se tienen otros instrumentos de participación. En los gobiernos locales, por ejemplo, los ciudadanos pueden tomar decisiones y crear veedurías para ejercer control en el manejo de dineros y la ejecución de obras. Igualmente, en lo nacional existen mecanismos como la iniciativa popular legislativa y normativa, el referendo, la consulta popular, el plebiscito y el cabildo abierto. Lo más importante es asumir estos derechos con responsabilidad y no dejarse llevar por posiciones políticas y de politiquería.

Hay, entonces, que hacer buen uso de estos instrumentos y ejercer de esa manera su derecho a expresarse, y muchos más con el voto que elegirá quien regirá el futuro de nuestra nación. Después de una campaña electoral de más de un año, con claras reglas electorales y un proceso de primera vuelta que tuvo un amplio abanico de candidatos, se escogerá este próximo domingo entre Gustavo Petro e Iván Duque.

Son dos polos opuestos, y muchos que no se sienten representados quisieran un gobierno más de centro, pero esas son las reglas de la democracia y estos candidatos fueron los más votados. Y en este momento oímos a muchas personas diciendo: “No voy a votar, no estoy representado, eso da lo mismo, nada va a cambiar, no quiero escoger entre los extremos”. Pero no, hay que votar y hacer ejercicio de los derechos de expresión y participación de la democracia. Si no quieren escoger y no se sienten representados con los candidatos actuales, voten, así sea en blanco, pero voten, pues esta será una manera de expresar su inconformidad, de protestar contra el statu quo. Tenemos una responsabilidad en la construcción del país y si no participamos alguien mas lo hará.

La democracia, mal que bien, perfecta o imperfecta en muchos aspectos en Colombia, nos permite, a diferencia de otros países, votar libremente, sin cohesiones, sin miedos, en libertad, y debemos hacer uso de esas prerrogativas. Es importante dar legitimidad al Gobierno, cualquiera que sea, a través del sistema electoral, con el voto. La única forma de hacer cambios no es hablando; es expresándose, es votando. Los cambios no son con la fuerza, los cambios son con las ideas.

Le puede interesar:

 

Le puede interesar:

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Ana Milena Muñoz de Gaviria

Pacto por Colombia, el nuevo derrotero

Tiempo al tiempo

Duque: una oportunidad para un gobierno de todos

Qué pereza esta politiquería

Educación y el maestro