Por: Mario Morales

Voto por Juanes

 HAY QUE MIRAR OPCIONES. A ESTE paso la política se va a acabar por sustracción de materia.

Y es que no va a quedar títere con cabeza cuando terminen de hablar los ‘paras’, Yidis, los computadores de Reyes, y comiencen a hacerlo el de Mancuso, o lo que queda de él (del computador, se entiende), el disco duro de Cuco Vanoy (o lo que sus familiares hayan dejado de él) o cuando empiece a declarar Yair Klein, el adiestrador de ejércitos privados en los ochenta y quien llegará extraditado de Rusia en dos semanas. Sin contar los ventiladores que están en proceso de ensamble.

Según los más escépticos, eso no va a pasar porque dicen que el nuestro es un Estado pródigo en acusaciones, vehemente en señalamientos, pero inoperante a la hora de las condenas. Los más optimistas dicen, en cambio, que ha llegado el momento de dar el salto del espectáculo de las investigaciones exhaustivas a las sentencias y a las penas.

Por eso es mejor estar preparados. O hacemos como en el fútbol e importamos congresistas y dirigentes regionales, aprovechando que el dólar está barato, o comenzamos a mirar en las divisiones inferiores.

Uno de los firmes candidatos sería Juanes. El cantante ha dicho en España que si fuera presidente, lo primero que haría sería negociar con la guerrilla, una reforma agraria y repartir la riqueza mucho más equilibrada. Una propuesta sencilla y progresista. De centro extremo, la llama él. Pero no se queda ahí: con Miguel Bosé quieren cambiar la carta de derechos humanos y han creado un movimiento para que las Naciones Unidas incluyan el derecho a vivir en paz. Con una idea así, organizó el concierto Sin Fronteras en marzo. Seguidores tiene y, para rematar, es una de las cien personas más influyentes del mundo según la revista Times.

Es una opción, al fin y al cabo sería mejor que el espectáculo termine en política y no la política, con sus investigaciones, en espectáculo.

www.mariomorales.info

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Morales

Miedo a lo diferente

Que discrepen

Que no se nos olvide

Si lo dejan

Sí, por los que vienen