Por: Hernán Peláez Restrepo

Wílder Medina

Estigmatizado, sancionado, condenado, no pudo sin embargo dejar el vicio de... hacer goles. Es Wílder Medina, el mejor ejemplo de cómo aprovechar una segunda oportunidad.

El Tolima y el fútbol se la dieron y ya sus tres goles convertidos en dos partidos lo autorizan a seguir adelante en plena etapa de recuperación social y deportiva.

Pero no es solamente el hecho de anotar goles, sino el espíritu con que enfrenta y alega con sus rivales. Se pudo notar en el cruce de palabras con el brasileño Rancan del Medellín, quien nunca lo pudo controlar, por el pique, la fuerza en el arranque y la tenacidad para ir a buscar los centros de Vallejo o los pases profundos de Noguera. Dicho concisamente, regresó Wílder con todos sus atributos para ser jugador clave en la campaña de los pijaos.

Hablando de ese juego, no entendí por qué el Medellín cambió tanto en su actitud ofensiva. Contra el Cartagena en casa fue un señor equipo. En Ibagué pensó más en empatar y no se atrevió a atacar, contando con jugadores para ello. Es más, terminó jugando con Pardo, Tréllez y Valoyes, sin convicción de ataque. Este caso significa que los mismos jugadores del Medellín deben convencerse de sus condiciones y alcances. Los grandes equipos mantienen la mentalidad y el esquema ganador, tanto adentro como afuera de casa, mientras ello no pase, serán equipos a medias. Por supuesto que existen casos curiosos como el de Felipe Pardo. Parece tener todo para ser goleador, aunque el arco rival lo tiene extraviado. En el próximo penalti que le otorguen al DIM, deberían dejar a Pardo para que lo ejecute, para ver si con el gol regresa la confianza y calma la ansiedad.

Lo había dicho cuando supe del regreso de Jersson González, al América, que con que le dé nueve puntos al equipo es más que suficiente y ya le dio tres, con el golazo de tiro libre ante Itagüí, porque es su especialidad, como la de Rubén Darío Bustos. Es saber pasar la pelota por encima de la barrera humana, donde el arquero queda liberado de culpa alguna. Porque el guardameta responde por un poste y el otro lo cubre la barrera. A Jersson le faltan seis puntos y estoy seguro de que puede cumplir esa meta.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán Peláez Restrepo

Por Quintero

Copa Conquistadores

Tragicomedia y finales

Avanzó Tolima

Eliminados