Por: Antieditorial

¿Xenofobia? Ese no es el problema…

Por Víctor Alfonso Rojas León

En respuesta al editorial del 6 de agosto de 2019 titulado “Bienvenidos los migrantes venezolanos y sus hijos”.

Si bien es cierto que la situación de los migrantes venezolanos cada vez es más complicada, dada la situación política, económica y social en el vecino país, nosotros no podemos ser laxos frente a las problemáticas internas influenciadas por la masiva ola de migrantes que desde hace un tiempo hemos visto circular por las calles y los pueblos de nuestro país. 

La xenofobia en nuestro país ha aparecido como resultado de la impotencia y frustración que existe en la sociedad por las malas decisiones tomadas desde las altas esferas gubernamentales. Y como estas siempre han estado distantes del colombiano de a pie, es normal que toda esa ira y frustración se traduzca en la violencia hacia los migrantes. Ojo, la cuestión no es justificar la xenofobia, es entender por qué llega a expresarse y materializarse en violencia.

Muchas circunstancias han producido esa xenofobia, y el dilema no es aceptarla o rechazarla. Es entender que el Gobierno, en vez de preparar una solución efectiva, genera la impresión de que quiere postergar esa responsabilidad a acciones futuras que nunca llegarán. Con esto no se debe entender como mala la decisión del Gobierno. Es evidente que por las condiciones que tienen que pasar los hijos de los migrantes, era necesario reconocerlos como colombianos. Pero, ¿el Gobierno se ha preparado para tomar esta decisión?, tal parece que solo se ha dedicado a apagar incendios, y esta decisión sigue confirmándolo.

¿Cómo vas a servir la comida sin tener listo el plato? Tal como parece, el Gobierno espera ver una crisis mucho más dura en los sectores salud y educación, ahora con nuevos ciudadanos colombianos esperando en la fila para “exigir sus derechos”, pues la asignación presupuestal adicionada a la educación no le permitirá atender al nuevo número de estudiantes que empezarán a ser parte del sistema. Y si hablamos de salud, decir que van a pagar las deudas del sector con “el acuerdo de punto final”, esto no generará más cobertura. Esos rubros son para subsanar deudas del pasado con los dos sectores.

Desde el Gobierno central se debe entender el espectro completo, porque nunca van a conseguir diferentes resultados haciendo siempre lo mismo. Por ejemplo, el Ministerio de Hacienda y el Ministerio de Trabajo posiblemente no han entendido que la llegada de los migrantes venezolanos esté directamente relacionada con el aumento del desempleo. Y por supuesto que así la economía se va a estancar. La política de reducirles los impuestos a las grandes empresas ha fracasado, lleva mucho tiempo haciéndolo y con migrantes en nuestro territorio nunca probará ser la solución al desempleo.

El foco debe estar en patrocinar al micro, pequeño y mediano empresario, pues ellos son los que van a generar empleo. Y el objetivo tanto del Ejecutivo como del Legislativo debe ser ese, no la crisis migratoria. Después de A viene B.

875543

2019-08-12T00:00:31-05:00

column

2019-08-12T00:15:01-05:00

[email protected]

none

¿Xenofobia? Ese no es el problema…

37

3307

3344

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Antieditorial

Discutir la tributaria

¿Error de cálculo con Cuba?

Preguntas

Sobre el aborto y la intervención de la Iglesia