Y arrancó la campaña presidencial

Noticias destacadas de Opinión

Tengo absolutamente claro que arrancó en firme la campaña presidencial. Dos candidatos, uno de extrema izquierda (Gustavo Petro) y otro de “extrema derecha” (Carlos Holmes Trujillo). A Petro lo conocemos lo suficiente para saber cómo será su campaña y el desastre que para el país sería un eventual gobierno suyo, como lo he manifestado en múltiples oportunidades.

De Trujillo también sabemos mucho. Ha sido desde muy joven un burócrata profesional. Se ha desempeñado como alcalde de Cali, constituyente en 1991, ministro de Educación, ministro del Interior, canciller, ministro de Defensa, embajador varias veces y comisionado de Paz durante la administración de Ernesto Samper. Precisamente en ese cargo, en más de una oportunidad le pidió al entonces presidente que hablara y negociara con las Farc. Era un liberal a carta cabal.

Durante esa época de su vida no se le veía tan derechista como se está mostrando hoy. El Dr. Trujillo, a quien conozco hace muchos años aun en actividades privadas, siempre me ha parecido un ciudadano moderado, tranquilo, inteligente y honesto. Por eso ahora me sorprende un tanto que esté haciendo el papel de derechista cuando de verdad es un hombre de creencias liberales heredadas de su padre.

¿Pero por qué lo está haciendo? Es totalmente claro. Trujillo sabe que al representar a la derecha enfrentado a Petro podría ser presidente. Va a manejarles a los votantes el miedo a un gobierno izquierdista radical como el que haría Petro. Algo parecido a lo que hizo el entonces candidato y hoy presidente Iván Duque.

Entre esos dos extremos hay muchos colombianos que preferirían tener un candidato de centro. Moderado, con experiencia administrativa, que conozca al país y que, preferiblemente, haya tenido cargos en el Estado en donde haya demostrado sus capacidades. Nombres por supuesto hay varios.

El doctor Alfonso Gómez Méndez podría ser uno de ellos y el otro, el exministro de Salud y actual rector de la Universidad de los Andes, Alejandro Gaviria. Me dicen mis fuentes que al profesor Gaviria ya le han hecho la propuesta algunos directores de unos partidos. ¿Se le meterá? Eso no lo sé. Cualquiera de los dos sería un excelente presidente. Liberales, honestos, con experiencia académica y ejemplares.

Quienes no estamos alineados con los extremos tenemos derecho a un candidato de centro, preferiblemente con ideología liberal. Gómez y Gaviria cumplen ese requisito. El primero ha sido un funcionario ejemplar, y Gaviria como ministro de Salud se dio pelas como controlar el precio de algunos medicamentos y la legalización de la marihuana con fines medicinales, entre otras cosas.

Vamos a ver qué pasa en los próximos meses, pero desde ya se vislumbra una campaña virulenta y difícil. ¡Qué pereza!

Notícula. Después de 25 años (aun cuando debió haber sido cada dos), se eligió el nuevo consejo directivo del Externado. Se empieza a sacudir la universidad. En buena hora. “Post tenebras spero lucem”.

Comparte en redes: