Por: Ana Milena Muñoz de Gaviria

¿Y de la industria qué?

EXPECTATIVA Y OPTIMISMO SE HAN generado frente al nuevo gobierno; sin embargo, existen preocupaciones sobre cuál será el modelo económico y social que éste adoptará.

Me refiero especialmente al modelo económico relacionado con el desarrollo industrial, pues es necesario reflexionar sobre lo que se quiere del país: uno de maquila que genere simplemente empleo; uno en el que se genere empleo con empresas competitivas; uno en el que exista inversión extranjera pero para hacer nuevas empresas en vez de simplemente comprar las existentes o, sencillamente y en extremo, se quiere un modelo en el que se cierra la industria no competitiva y se importa.

Una de las mayores preocupaciones son las nuevas políticas que tendrá el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, pues la percepción que existe a hoy es que se han promovido el sector comercio —especialmente las importaciones— y el sector turismo con exenciones tributarias que trajeron nuevas inversiones nacionales y extranjeras; sin embargo, el sector de la industria está desprotegido y sin un claro horizonte. Es ello tan cierto que, de manera sarcástica, la gente se refiere a la ANDI como Asociación Nacional de Importadores.

Hay numerosos ejemplos. En cuanto a las licitaciones de compras, no existe igualdad de condiciones, pues las ofertas de las empresas extranjeras están exentas de aranceles y su facturación no tiene IVA, lo que pone en desventaja la oferta nacional sin posibilidad de competir, salvo que se traslade a zonas francas, lo que es posible para algunas industrias pero no para la gran mayoría, que se localizan en distintas regiones del país y no cuentan con las condiciones económicas y logísticas para el traslado. Y es que a lo que se aspira es a que haya cambios para que exista igualdad, pero simultáneamente se le dé prioridad a la empresa nacional, si la oferta bajo esas condiciones es similar, pues otorgarle un contrato de fabricación a una firma extranjera no genera un peso para el fisco ni nuevos empleos para el país Y qué se quiere del futuro de la industria? Las importaciones están desbordadas, se cerró el comercio con Venezuela, la revaluación continúa y muchas empresas ya empiezan a pensar en el cierre. ¿No será que es hora de condicionar las importaciones masivas a compromisos de nuevas inversiones productivas?

Finalmente, ya que los comienzos de gobierno son buenos para reflexionar, podríamos mirar numerosos países que, sin volver a modelos proteccionistas, tienen políticas tendientes a beneficiar la empresa nacional y el empleo en algunos sectores: Estados Unidos, México y Brasil, son ejemplos. Es igualmente vital preguntar ¿quién o cuál Ministerio defenderá el sector industrial? ¿Será necesario entonces, como se viene discutiendo en otros ministerios, dividir y tener un Ministerio de Industria que promueva el sector, la competitividad y el empleo?

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Ana Milena Muñoz de Gaviria

Lucha contra una cultura de corrupción

Pacto por Colombia, el nuevo derrotero

Tiempo al tiempo