Por: Luis Carvajal Basto

¿Y el dólar?

El record de 3.459 pesos  alcanzado  la semana pasada, nos puso a hacer cuentas sobre sus efectos en el pago de deuda externa; inflación, compra de insumos y bienes de capital, entre otros. ¿Qué podemos esperar de  actores y variables que determinan la tasa de cambio en un periodo en que, como consecuencia de la guerra comercial, la única regla es la ausencia de reglas?

En principio, el precio del dólar debe responder a dos factores: inflación comparada y oferta y demanda cruzada de divisas. La inflación anualizada  a junio entre Colombia y Estados Unidos  muestra un diferencial  de 1.78 superior  en nuestro país. Por otra parte, salvo por los efectos de la guerra comercial en los precios del petróleo, no se observan, en el corto plazo, perspectivas de  cambios significativos en la balanza comercial entre los dos países.

En ese escenario el gobierno colombiano debe tomar las previsiones necesarias  para atender eventuales anomalías en el servicio de la deuda  e ingresos por petróleo, pero, al menos por ahora, no parece factible otra escalada  y deberíamos mantenernos cerca de los 3.300 en lo que queda del año. Sin embargo, el desenlace de la guerra comercial, y sus efectos, parecen  imparables, cuando menos  hasta las elecciones norteamericanas.

A nivel mundial la incertidumbre, afectando  inversión y crecimiento, ha escalado la semana anterior  desde el anuncio, por parte del gobierno Trump, de nuevos aranceles a las importaciones  Chinas y la respuesta inmediata  de ese país al suspender compras procedentes de Estados Unidos y devaluar su propia moneda.

En el mediano plazo, al enseñar  sus dientes, China advierte que su “arsenal”   en la guerra comercial puede ser superior al de Trump: mientras este prácticamente agota el espectro de importaciones susceptibles a la imposición de aranceles, China golpea las expectativas electorales de Trump, al afectar importaciones agrícolas procedentes de zonas que lo respaldan, y esgrime la devaluación de su moneda como un poderoso argumento de competitividad de sus exportaciones al mundo, en general, y no solo a los Estados Unidos, con lo que puede compensar el mercado que pierda allí.

Vale considerar que “apenas” el 20 % de las exportaciones de China tienen como destino a USA y se ha enfocado en el desarrollo de su mercado interno, con un enorme potencial. Por otra parte, en términos más  pragmáticos, Estados Unidos debe a China una cifra billonaria representada en papeles  emitidos  que podría, en el extremo, desvalorizar a discreción, una medida que tendría efectos demoledores.

A estas alturas de la guerra comercial, el discurso del presidente Trump, que ha partido de un hecho real  como  es su déficit comercial con China, no consigue los resultados esperados aunque funcione como argumento electoral: al 30 de junio su balanza comercial con el mundo en lugar de disminuir aumentó casi en un 8%, ratificando que las relaciones entre crecimiento y comercio no son, propiamente, lineales, pero no cabe duda que se ha afectado negativamente el crecimiento mundial y empezamos a considerar una recesión.

Como están las cosas el desenlace de la guerra comercial, y  el de la economía, crecimiento  y bienestar mundial, tendrán un hito crucial en las elecciones norteamericanas del próximo año en las que, hasta hoy y de acuerdo con un promedio de encuestas, los demócratas ganarían en el congreso,  45.8% - 38.3%, y Trump perdería con Biden, al menos, por 8 puntos. ¿Hasta dónde llegará   para conseguir  su reelección?

El precio del dólar, cuyo encarecimiento puede hacer más competitivas, marginal y temporalmente, nuestras exportaciones, dependerá de factores que escapan a la voluntad del gobierno colombiano y, prácticamente, de cualquier gobierno. Se abrió la caja de pandora y desconocemos, básicamente, sus consecuencias.

@herejesyluis

875561

2019-08-12T00:00:22-05:00

column

2019-08-12T00:15:01-05:00

jrincon_1275

none

¿Y el dólar?

14

4352

4366

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Carvajal Basto

Un acuerdo aún pendiente

"Este avión no es mío"

¿Recesión? Factura a la mala política

Un año de Duque