Por: Mario Morales

Y la ciudad, ahí

NO LA TIENE FÁCIL ANTANAS. SABE que su decisión es una suerte de phármakon, en el sentido griego de ora remedio, ora veneno para el momento actual de la política nacional.

Si se lanza, con un Peñalosa renuente a abandonar tanto a los verdes como  sus pretendidas alianzas “secretas” con los uribistas del Partido de la U, haría explotar su partido y allanaría la opción que más temen los bogotanos, que Uribe declare la hecatombe, más ahora que Petro está en el ruedo, y se declare candidato .

Y no la tiene nada fácil, si aplicados a la praxis política, considera al mismo Peñalosa, embelesado hoy con esos coqueteos uribistas,  como una especie de último jarillón para contener la ambición del expresidente, quien, es bueno recordarlo, sólo cree en lealtades ad hoc.

No la tiene fácil por la ausencia de interlocución con Peñalosa, estratégicamente declarado en vacaciones para no “contaminarse”, parapetado en un Lucho Garzón desconocido, descreído y desdibujado en declaraciones que hace harto dejaron de ser punzantes. Sabremos si esa desconexión inducida de los exalcaldes suma o resta fidelidades.

No la tiene fácil Mockus si no se lanza (y le deja el camino expedito a ese uribismo rancio y embozado que aprendió a hacer política y contratos en cuerpo ajeno), a pesar del clamor en las redes sociales y de los ciudadanos de a pie, indignados porque los cuadros directivos hicieron oídos sordos para poner en marcha mecanismos de participación, sueño de la Ola Verde y de su movimiento ciudadano.

Y no la tendrá fácil si en la reunión de junio, las mayorías directivas de los verdes avalan la táctica bipolar peñalosista, porque tendrá que tragarse ese sapo ajeno que ha terminado por confundir la flexibilidad en los principios con la flexibilidad programática, cosa bien distinta, como dice la representante Ángela María Robledo.

Y no la tiene fácil si decide seguir en su rol de Pepe Grillo, si hemos de considerar que en esta contienda más que decisiones sobre candidatos, partidos o tendencias, anida el cada vez más grande descontento popular con esas formas camaleónicas de hacer política, del cual ya tuvieron noticias España y los países árabes. Y la ciudad, ahí, sin debate.

www.mariomorales.info. @marioemorales

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Morales