¿Y los ‘Pepes’ humanos qué?

No es de extrañar que una historia tan trágica y triste como la de Pepe, la ex mascota hipopótamo del tristemente reconocido narcotraficante Pablo Escobar.

Los medios de comunicación, el Gobierno, las organizaciones y los movimientos ambientales no han dudado en desplegar todo un esquema informativo alrededor de la brutal caza que se le dio al animal, que en últimas no tenía la culpa de su triste suerte.

Sin embargo, no deja de producir un poco de curiosidad y sorpresa el notar tanta algarabía por el asesinato de Pepe comparado con las muertes y tragedias que todos los días viven millones de campesinos, indígenas y desplazados.

Pareciera que la sociedad colombiana está tan acostumbrada a los mismos muertos de siempre que ya sólo la asombra y conmueve las historias peculiares como la de Pepe. Al final sólo queda la sensación de que la indiferencia ya es parte de nuestra cultura y que las historias de los ‘Pepes’ humanos ya no nos parecen interesantes, porque llevamos escuchándolas más de 50 años.

 Carmen Sandoval,  Bucaramanga.

La inocencia de Maza Márquez

Una novela sin fin parecen las investigaciones por el magnicidio de Luis Carlos Galán. Cuando parece cerrarse un capítulo se abre otro que comienza con una introducción emocionante y prometedora, pero termina en lo mismo que terminan la mayoría de procesos judiciales contra criminales en este país: en nada.

Esta vez el protagonista es el ex director del DAS general (r) Miguel Maza Márquez, y sus declaraciones ante la Fiscalía General de la Nación, en las que insiste en su inocencia y en que no tuvo responsabilidad alguna en el cambio de esquema de seguridad de Galán, el cual se produjo días antes de su asesinato.

Probablemente con este nuevo ‘acusado’ pasará lo mismo que con los otros: escándalos van, escándalos vienen, pruebas, testigos, para terminar en un homicidio sin esclarecer, en la misma impunidad que reina en el país desde muchos años antes que el líder liberal fuera asesinado por balas del narcotráfico.

Personalmente creo que el país está cansado, que ya no cree en las dichosas investigaciones que no paran en nada y que lo único que demuestran es la incapacidad de la justicia colombiana para poner tras las rejas a los criminales que tienen el país en ruinas y sumido en la violencia y en un conflicto eterno que parece nunca acabar.

 Jesús Vásquez,  Cali.

Envíe sus cartas a [email protected]

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Lectores opinan

La cofradía del santo reproche

No entiendo por qué no entienden

Al oído de los conjueces

De igualdades y discriminaciones

De Julio Londoño sobre una columna