Por: José Roberto Acosta

Y Medimás sigue campante

Es inaceptable que se haya tenido que reiterar a la Superintendencia de Salud la adopción de medidas urgentes para frenar las probadas irregularidades de Medimás EPS

El pasado 27 de febrero el Procurador Delegado del Grupo Elite Anticorrupción presentó pruebas detalldas al Superintende, Fabio Aristizabal, sobre la facturación de medicamentos a tarifas muy superiores a la media del mercado y que pagamos de nuestros bolsillos con los dineros parafiscales de la salud pública. Por ejemplo, una tableta de 500 mg de Metronidazol que vale $50 en el mercado, es cobrada hasta en $26.000 por las clínicas contratadas por Medimás.

Está probado que Medimás EPS ordena el pago de anticipos con dineros públicos de la salud a Hospitales y Clínicas que al mismo tiempo ostentan la calidad de accionistas de la sociedad Prestnewco, quien a su vez es dueña de Medimás EPS. Y todo para que con estos dineros públicos, la propia Pestnewco pague por los cuatro millones de usuarios que le compró a Cafesalud EPS y que a su vez le dan el derecho de disponer de $400.000 millones al mes de dineros públicos de la salud. Con esta reprochable conducta se confirma que compraron los activos de Cafesalud con la sola cédula y que el dinero lo ponen los ciudadanos de sus aportes laborales e impuestos.

En las diligencias disciplinarias de la Procuraduría, puestas a consideración del Superintendente de Salud, “se ha evidenciado que, al parecer, existe una práctica convenida entre Medimás EPS SAS y algunas IPS para defraudar el patrimonio público, y específicamente los recursos del Sistema General de Seguridad Social en Salud.”

¿Como entender que el señor Hernan A. Briceño R., quien fuera el primer presidente de Medimás, sea hoy contratado como asesor ganando $35 millones al mes mas otras gavelas? Todo mientras los indicadores finanancieros de esa EPS siguen mostrando causal de disolución por las pérdidas acumuladas y el patrimonio negativo.

Esta grave situación que sucede tambien en otras EPS abre un hueco financiero que es mayor al que abren los migrantes venezolanos y que dieron pie a modificar la regla fiscal, permitiendo mayor endeudamiento del gobierno y que deberemos pagar de nuestros impuestos. Triste caso de un nuevo amanecer que nos vendieron en campaña presidencial, pero que la pinta como ocaso con mayor corrupción.

847618

2019-03-29T21:00:38-05:00

column

2019-03-29T21:15:01-05:00

camilovegaee_87

none

Y Medimás sigue campante

25

2566

2591

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de José Roberto Acosta

Pelea entre bancos por Ruta del Sol

La nulidad del contrato Ruta del Sol

Los reclamos del Grupo Aval

¿Corrupción de buena fe?

¿Uribismo derrochará dinero de Isagén?