Por: Mario Morales

Y se sigue equivocando

A juzgar por las declaraciones del presidente Santos a Ma. Isabel Rueda, es evidente que aún no asimila el bajón en encuestas ni la pérdida de confianza ciudadana en su gobierno. Y se sigue equivocando...

1. Al insistir en que su gobierno ha sido reformador y progresista. Sólo ha dejado ver lo primero y de qué manera.

2. Al culpar las críticas a su gobierno de menoscabar la institucionalidad. No, el resquebrajamiento fue obra de los tres poderes públicos.

3. Al volverle a caer al Minjusticia como único responsable del derrumbe. Esa deslealtad la castiga la opinión pública, como lo hará con eso de animar al convaleciente Angelino Garzón anunciando que quiere acabar con la vicepresidencia.

4. Al atribuirse estabilidad de la economía, como si no se supiera que eso depende de lo que pase afuera.

5. Al confundir su cuota de responsabilidad con quemar un fusible y 15 puntos de bajonazo en encuestas. Esos son efectos por no haberla asumido.

6. Al esconderse en errores de comunicación para mostrar aciertos. No, la comunicación falla por no poner la cara junto con soluciones a desaciertos.

7. Por su ambigüedad. Vean: “Tengo una mujer en la mira (para Minjusticia), pero también tengo a un hombre”.

8. Al malgastar un favoritismo casi unánime nacido del descontento con el anterior gobierno.

9. Por ausencia de ejecuciones tangibles aquí y ahora para el ciudadano.

10. Y al perder iniciativa para el partidor de la campaña presidencial. Se adelantaron la Marcha Patriótica y ahora el Frente contra el terrorismo, que no es más que una plataforma para regresar al poder vía constituyente o en cuerpo ajeno.

Que se vea su habilidad para no dejarse presionar por puestos detrás de reajustes ministeriales o favores recibidos la semana pasada. Pero sobre todo de gobernar más y viajar menos para tener aciertos de los cuales hablar.

@marioemorales

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Morales

Procrastinando

Guardianes de la verdad

Y mientras tanto…

No podía ser peor

Encuestas, presiones y tentaciones