Conversatorio de Colombia 2020

hace 3 horas
Por: Luis Fernando Montoya

Ya es hora

"Los libros nos dan consejos que no se atreverían a dar nuestros amigos", Numa.

En el fútbol colombiano varios equipos se encuentran en una situación económica caótica, lo cual genera en sus empleados administrativos, técnicos y jugadores malestar para llevar a cabo sus funciones tal como las habían pactado.

En un país como el nuestro, donde la situación de supervivencia es difícil, hay que ser metódico para saber qué se gasta, en qué se gasta y cómo se gasta para evitar quedar tan endeudado que no se tenga lo mínimo para sobrevivir.

Lo acontecido con el Deportes Quindío (su dueño) de jugar con juveniles en la Liga Postobón pone en evidencia la verdadera crisis en la que se encuentra el equipo y otros conjuntos del rentado colombiano.

El no pago de los salarios de varios meses y la seguridad social al cuerpo técnico y jugadores de la plantilla profesional motivó que éstos se unieran y tomaran la decisión de no jugar, asumiendo la posición de hacer respetar sus derechos.

La investigación que adelantó Coldeportes Nacional dio como resultado un llamado de atención al Quindío y se espera lo mismo para otros clubes.

A continuación varios factores que están generando este caos económico en los equipos:

1. Conformación: los equipos deben tener muy definida su constitución legal. Corporaciones, sociedades anónimas, entre otras, para tener una conformación real y funcionen de acuerdo con la ley.

2. Administración: el peor enemigo del dinero es su mala administración, por eso en los equipos deben estar al frente personas altamente calificadas para que los dirijan con un verdadero sentido empresarial.

3. Salarios altos: el tener personal a cargo (jugadores-técnicos-administradores) devengando salarios muy altos, que para nuestro medio mantenerlos es muy complicado. Un solo mes de atraso ya es demasiado.

4. Venta de activos: los jugadores son los activos más importantes de los equipos y la venta de ellos se constituye en un ingreso muy importante, pero sería básico que éste realmente entrara a las arcas económicas del club y no tuviera otro destino.

¿Qué hacer? Inspección y vigilancia, controlar los gastos, planear y organizar.

Espero que lo que está sucediendo sirva para que realmente se dé un revolcón en el manejo de los equipos de fútbol en Colombia.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Fernando Montoya

Nacional, a enderezar el camino

Final inédita

América y Cali, a mejorar

Ayudarlos

Los mejores