Sí a mi vida por una generación consciente

hace 49 mins
Por: Pedro Viveros

¡Ya ganaron! Ahora, a gobernar en serio

La ex primer ministra canadiense, Kim Campbell, acuñó una frase que se volvió popular en su país: “una elección no es tiempo para discutir asuntos serios”. Pues bien, debemos adentrarnos en los problemas reales que en la esfera local y regional preocupan a Colombia después de estos comicios. Más aún cuando el país tiene cerca de 100 ciudades con más de 100.000 habitantes. Es decir, los colombianos tenemos un país urbano con lo bueno y lo malo que esto significa.

Durante la campaña hubo temas que unieron las necesidades de muchas poblaciones. La lucha contra el cambio climático, la desventura de la poca movilidad, la inseguridad, la falta de empleo, la educación en cubrimiento y calidad, la sempiterna batalla contra la corrupción, la ya impactante cuarta revolución, la innovación tecnológica y la incidencia de la migración venezolana. Estos temas comunes superan lo ideológico y entran en el ámbito de las causas modernas por las cuales hay que luchar desde cualquier esquina política. Para algunos el deshielo del polo norte no tiene nada que ver con Colombia. Pues lamento decirles que este efecto en el ártico puede llegar a permitir que exista una nueva ruta marítima entre oriente y occidente. ¿Será que no nos debemos preocupar?

Esa interconexión de causales provoca que el eje central de la política internacional se esté desplazando de los Estados-nación como vínculo de las relaciones internacionales y hoy sean las ciudades las que pareciera marcan la agenda global. Algunos, incluso, sostienen que la ONU debe ser reemplazada por un parlamento de ciudades, donde los que gobiernen el futuro del planeta sean los alcaldes y no los presidentes.

La importancia de la elección de una autoridad municipal o departamental debería estar enfocada en problemáticas que prefiguren el futuro de sus gobernados y no que profundicen la exclusión y los enclaves de las castas politiqueras que se arraigan y evitan a toda costa el desarrollo de sus permanentes electores. La descentralización como figura de la vida política debe ser atendida con seriedad, tanto por quienes la defienden como por quienes la evitan. En las sociedades en vía de desarrollo como la nuestra, los valores son verticales (siempre buscamos una voz que nos diga qué hacer) y tenemos mayor apego a las decisiones centralizadas, mientras que en el mundo desarrollado la esencia de su sociedad es horizontal (enseñan a sus hijos a ahorrar desde el nacimiento y a asumir responsabilidades desde una edad temprana). ¿Estamos preparados para soltar el manejo de la seguridad y responsabilidad pública a nuestros departamentos o municipios?

Pero lo más delicado que afrontan los nuevos líderes elegidos ayer es la desbordante desigualdad mundial. A comienzos del siglo XIX la inequidad era arbitraria y regida por leyes políticas y sociales casi dictatoriales.  Hoy la vida económica de un ciudadano de Barcelona, Quito, Santiago o Bogotá puede tener mayor libertad en materia legal. Pero para que un bogotano de recursos bajos pueda alcanzar ingresos de nivel medio, ¡le puede costar 11 generaciones! De esto se trata en la actualidad ejercer el poder que desde enero van a tener los nuevos alcaldes, gobernadores, concejales, diputados y ediles. Tamaño reto. Para lograrlo no es bueno tener una visión contemplativa o ególatra del guayabo de la victoria. Mejor que recuerden a un exalcalde de Bogotá cuando decía: “el pueblo no demanda una igualdad retórica ante la ley, sino la igualdad real ante la vida”, Jorge Eliécer Gaitán.

Nota: el efecto Galán en la política colombiana va a dar mucho de qué hablar porque contiene respeto, unidad, serenidad y una visión que rescata y fusiona lo bueno de todos sus rivales. Ejemplo para las nuevas generaciones que quieren una Colombia tranquila.   

@pedroviverost

888208

2019-10-28T00:00:34-05:00

column

2019-10-28T01:00:01-05:00

jrincon_1275

none

¡Ya ganaron! Ahora, a gobernar en serio

40

4053

4093

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Pedro Viveros

Pulso por circular el poder

Presidente, recuerde: IndignAcción

¿Con quién la “conversación nacional”?

¿Pasa el paro y el 22 de noviembre qué?

Se buscan más roosevelts y más santos