Por: Juan Carlos Gómez

You Tube: ¿el tercer canal?

Un día de primavera hace 20 años se conocieron en la Universidad de Stanford Sergey Brin y Larry Page, los fundadores de Google, actualmente la tercera empresa del mundo por valor de mercado, con casi 50.000 empleados y ventas anuales de US$60 mil millones.

Cuando Google comenzó ya existían otros buscadores como Yahoo! y Altavista. Su gran jugada fue atar productivamente la publicidad con la búsqueda de información en internet.

Hoy en día Google es omnipresente en la web y estamos en sus manos: Gmail, el correo electrónico; Chrome, el navegador; Android, el sistema operativo más utilizado en el mundo; You Tube, el portal de contenidos audiovisuales con más de 1.000 millones de usuarios; Waze, el verdadero “amigo en el camino” y real autoridad reguladora del tráfico automotor.

La semana pasada Google informó que You Tube en Colombia tiene 17 millones de usuarios, lo que lo convertiría en el tercer canal de televisión. Aunque no lo sea exactamente —debido a la atomización de la audiencia y la disparidad de contenidos— la realidad es que el uso del tiempo y, por ende, la inversión publicitaria se dirigen cada vez más a internet, lo cual cambia definitivamente el modelo de negocios de los medios de comunicación tradicionales.

Aparte de las razones tecnológicas, la pelea es bastante desequilibrada en el terreno audiovisual cuando se utilizan frecuencias, pues el Estado en Colombia agobia con cargas y cobros a estos medios y permanece impasible frente al riesgo de que desaparezcan la información y la producción nacional.

No sólo es fatal para los medios. Vivimos en la periferia y como país estamos próximos a quedar sometidos para siempre a las condiciones que fijen los dueños de las redes de internet y los proveedores de contenidos y aplicaciones a nivel global. Incluso lo teme la Unión Europea, como lo evidencia la investigación que le abrió su autoridad de competencia a Google la semana pasada.

Como anotó a propósito un eurodiputado sueco, en lugar de perseguir a las empresas norteamericanas de internet, más bien se debería pensar por qué razón el resto del mundo —tal vez excepto China— no ha sido capaz de competirles a esos gigantes.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Juan Carlos Gómez

La ETB tiene futuro

“La corrupción de los mejores es la peor”

4, 5 y 6; blanco seguro

Recordando a Roosevelt

Sin leyes para el futuro