Por: Uriel Ortiz Soto

Zonas Francas: generadoras de empleo

Las Zonas Francas en Colombia se iniciaron  a partir de 1.958. Desde su comienzo, tan importantes escenarios para impulsar el comercio exterior, fueron objeto de muchas limitaciones, siempre fue monopolio del Estado, con  políticas bastante obsoletas y rígidas, que no permitían a los particulares acceder a sus beneficios, porque, el fantasma del contrabando era un monstruo de siete cabezas sin ningún esquema legal o jurídico para combatirlo.

En los últimos años con motivo de: la apertura comercial, los tiempos de la globalización, el libre comercio, los tratados y convenios comerciales; el concepto de zona franca ha cambiado notablemente en beneficio de: Empresarios, Industriales y Comerciantes. Para estos efectos, el Gobierno ha dictado una serie de leyes y decretos  que las regulan en un ámbito más amplio, permitiendo que sus  bondades se extienda especialmente a pequeños y medianos empresarios a fin de que obtengan mayores ganancias por exenciones tributarias y accedan a líneas de crédito con atractivos de tiempos gracia en el pago de intereses; facilitándoles que con todos estos estímulos se conviertan en empresas generadoras de empleos tanto directos como indirectos, como en efecto está sucediendo.

Las Zonas Francas, de la actualidad, que están reguladas por la Ley 1004 de 2005, se definen como áreas delimitadas dentro del territorio nacional, se les aplica un régimen especial en materia  aduanera, cambiaria, tributaria o fiscal; de inversión de capital nacional, extranjero  o de comercio exterior.

Es muy importante saber que de acuerdo a su nueva estructura, en Colombia existen dos tipos de Zonas Francas: Las Privadas y las Privatizadas. Las primeras, son las que manejan los particulares, previo trámite ante la Dian y las segundas, son de exclusivo resorte de la Nación y administradas por el Gobierno.

Además de los tipos de Zonas Francas; existen de varias clases: Zonas Francas Industriales de Bienes y Servicios, Zonas Francas Industriales de Servicios Turísticos, Zona Franca Transitoria Especial y Zonas Francas Transitorias de Carácter Comercial y de Servicios. En las dos categorías y las cuatro clases, están definidas aunque con algunas falencias y vacios las Zonas Francas en nuestro País. Es lamentable por ejemplo, que en la Ley 1004 / 2005, que les dio nueva estructura jurídica, no se hubiesen incorporado las zonas francas agroindustriales, con el objeto de promover el sector agropecuario, como lo existe en la mayoría de los países del mundo.

Al amparo de los Decretos No. 383 de Febrero /2007 y el 4051 del mismo año, en concordancia con la Ley 1004 / 2005, se han creado 28 zonas francas, y en trámite se encuentran otro tanto para ser evaluadas por la Junta respectiva integrada por funcionarios del: Ministerio de Hacienda, el Ministerio de Comercio y la Dian.

Como es de público conocimiento en las zonas francas se permite el ingreso de mercancías del exterior y del interior, para posterior nacionalización, transformación, industrialización o comercialización. Para esto efectos se han establecido beneficios: aduaneros, cambiarios y logísticos, siempre y cuando los usuarios y la entidad misma se encuentren operando dentro de las normas legales vigentes. Las operaciones permitidas en las zonas francas son cuatro: ingreso de mercancías del resto del mundo, ingreso de mercancías dentro del territorio aduanero nacional, salida mercancías al resto del mundo y salida de mercancías al territorio aduanero nacional. Los requisitos para constituir una zona franca, están regulados, además de la Ley 1004/2005, por los Decreto reglamentarios: 383 y 4051 del mismo año.  

Los principios de: definición, visión y misión, de una Zona Franca, deben estar regulados por sus objetivos de desarrollo empresarial. Para que  sus productos y servicios sean de calidad y competitivos, deben tener relación con el perfil de sus gestores y de la región donde vaya a funcionar. El sitio de ubicación tiene mucha influencia con el desarrollo del talento humano y el recurso natural que se pretenda promover. Siempre he creído que los factores de: comunidad, desarrollo y gestión, juegan papel preponderante en el buen desempeño empresarial. Haciendo buen uso de ellos, es apenas lógico, que los fines y objetivos se complementan, trayendo como resultado final las buenas prácticas empresariales.

Comunidad Desarrollo y Gestión

[email protected]

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Uriel Ortiz Soto

Las nostalgias del poder

RAP del Eje Cafetero

Lucha vs. corrupción y veedurías ciudadanas

Maicao: ¡abuso con servicios públicos!