Bernardo Camacho, el poder de la investigación