Publicidad

“Hay una conspiración para ocultar las ideas conservadoras”: Enrique Gómez

El candidato presidencial de Salvación Nacional defiende su postura de derecha y dice que irá hasta la primera vuelta, aunque no descarta una alianza con otra campaña si se trata de combatir el riesgo de caer en el comunismo que representa Petro.

Juan Sebastián Lombo
30 de marzo de 2022 - 02:00 a. m.
Enrique Gómez lidera el resurgir del partido de su tío.
Enrique Gómez lidera el resurgir del partido de su tío.
Foto: EFE - Mauricio Dueñas Castañeda

Después de 32 años, Salvación Nacional aparecerá en el tarjetón presidencial. La última vez que este partido político estuvo en una papeleta de este tipo fue en las elecciones de 1990, con Álvaro Gómez Hurtado, su fundador y máximo exponente. Nunca más figuró entre las colectividades con candidatos para llegar al Ejecutivo, en gran parte, debido a que su creador fue asesinado en 1995. Pues ahora, en 2022, volverá a aparecer en el tarjetón el arcoiris azul, verde y rojo, símbolo con el que Gómez Hurtado intentó representar su proyecto de unidad suprapartidista. Y de nuevo un Gómez ondeará sus banderas. Se trata de Enrique Gómez, sobrino del inmolado líder conservador, gracias al fallo que le devolvió la personería jurídica a los partidos cuya existencia se vio trastocada por motivos de la violencia.

Enrique Gómez habló con El Espectador de ese regreso de Salvación Nacional a la contienda política. No tiene duda de que sigue llevando las banderas de su tío y que lo único que han hecho es darle un toque de actualidad para que sean completamente aplicables al contexto actual. No obstante, llamó la atención ante una supuesta negativa de los medios para que expresen sus ideas y plan de gobierno.

Usted ha denunciado problemas por los anticipos de campaña, ¿cuál ha sido el lío?

La sentencia de la Corte Constitucional impuso un criterio protector para los partidos políticos que recuperamos la personería al amparo de lo que decidieron con el Nuevo Liberalismo y la verdad es que el Consejo Nacional Electoral (CNE) no ha ejercido esta función protectora, teniendo en cuenta que la misma sentencia nos invitaba, casi que obligaba, a participar de estos comicios. Lo hemos querido hacer porque creemos que nuestras ideas tienen mucho valor, pero el apoyo ha sido lamentable. El 1° de febrero dijo que ya había recibido los recursos del Ministerio de Hacienda, pero es que hicieron algo tonto, y por atender un requerimiento de tutela prohibieron que se diera una garantía a las aseguradoras y que asumieran todo el riesgo de la póliza de seriedad. Entonces, estamos en el peor de los mundos: las aseguradoras no emiten las pólizas por no tener contragarantías y el CNE no entrega los recursos porque no podemos aportar la póliza. Es una burla a la sentencia y al propósito de los anticipos.

Los partidos nuevos somos incómodos para los tradicionales. En esa milimetría de la política tradicional, donde se compran líderes y votos, cualquier nuevo entrante perturba. Esa es la razón por la que el CNE nos tiene contra las cuerdas, y por eso hemos hecho la campaña con recursos míos y de unos donantes. Pero por eso la capacidad de difundir nuestras ideas ha sido bloqueada. Y quiero decirlo: la gran prensa colombiana nos ha cerrado sistemáticamente las puertas.

Usted habla de que hubo un desacato frente a la tutela que le otorgó unos recursos, ¿por qué?

Porque nos pidieron una condición imposible de cumplir. El CNE es consciente de lo que ha pasado y saben todo esto, pero pidió los recursos y los tienen en sus arcas. No quiero que me beneficien, pero tampoco pongan una situación imposible de cumplir.

O sea, como le pasó a Comunes...

Es que a Comunes les dieron para gastos administrativos en 2021 más de $9.000 millones. Me parece vergonzoso, porque nunca sacaron por votación un parlamentario y están en la misma situación que Salvación Nacional. Hay una asimetría. Hay una conspiración abierta para que las ideas conservadoras y de derecha no se le puedan presentar a Colombia. La razón es que el pueblo colombiano es altamente conservador y no se quiere permitir que avivemos ese sentimiento y que se manifieste en las elecciones.

¿Cuál es el futuro del Acuerdo de Paz si llega a ser gobierno?

Necesita ser modificado sustancialmente. Ese Acuerdo promueve la desigualdad entre los municipios que están cobijados como los afectados por la violencia y los que no. No se ha ejecutado el 10% de los recursos que han puesto y es un acuerdo que no ha llevado bienestar a las víctimas de la violencia y no explica por qué no se han podido poner de acuerdo con el número de reinsertados. Además, cómo puede costar todo ese dinero poner a producir a más de 12.000 colombianos. Esa es una fuente de corrupción. Incluso los ejecutores de los OCAD los ponen los senadores y no están llegando los recursos a la población que lo necesita. Eso se debió haber invertido en vías, hospitales e internet.

Los OCAD son una fuente de burocracia y corrupción y no una fuente de transformación de las regiones deprimidas del país. Hay que centrar los recursos en crecimiento, desarrollo y promoción de fomento agropecuario. Yo no creo que sea una ruta de transformación de esas regiones sino de contratación a dedo. Y ojo que la JEP es un organismo hermético que se revisa a sí solo y comete toda clase de arbitrariedades. Está desprendida de la realidad procesal. Hemos demostrado que la autoincriminación de las Farc en el caso de Álvaro Gómez está basada en pruebas falsas. Tornillo -Julián Gallo- ha mentido y no lo han excluido de la JEP. Además amenazó a uno de los testigos. Por eso, en nuestra reforma la JEP va a tener una segunda instancia que es una supercorte donde haya objetividad y una revisión de las decisiones de esa jurisdicción.

Las consultas les dieron visibilidad a sus participantes, ¿por qué no se fue a una de ellas?

No creo que los que estaban en las consultas querían exponerle al pueblo los aspectos de una visión conservadora de país. Esos pactos de gobernabilidad previos no son democráticos, son diseños de cómo se van a repartir una gobernabilidad futura y no vimos identidad ni firmeza en combatir ese riesgo grande de caer en ese comunismo dictatorial encabezado por Gustavo Petro. Ninguno de ellos asume esa bandera y nosotros sí creemos que hay que frentear esa mala opción que representa Petro de llevar el país por la ruta del comunismo y nadie se lo dijo a la población colombiano. Por eso buscamos el espacio en primera vuelta para que se oiga una visión distinta de país.

¿Pero no le quitaría votos al Equipo por Colombia, la otra candidatura de derecha?

No creo que sean de derecha. ¿Díganme un postulado de derecha de Fico Gutiérrez?

De todas maneras podrían quitarse votos y ayudar a la propuesta de izquierda que usted tanto critica...

Hay un riesgo indudable de que la derecha no pase a la segunda vuelta, pero no podemos seguir votando en contra de. Debemos votar a favor de. Por eso es importante nuestra presencia en el debate para mostrar la fiel derecha y activar al colombiano indiferente que perdió la fe en la política. Todavía hay muchos que no se han definido. Ese es nuestro potencial para nuestra propuesta doctrinaria de visión de país. También es equivocado decir que un señor del centro puede ganarle a Petro. Lo que hay es que denunciar a Petro por lo que es.

¿Estaría dispuesto a hacer alianzas con otros en el camino?

Depende del consenso y del compromiso programático. No estoy en el asunto de hacer pactos de gobernabilidad. Estamos en el asunto de consistencia ideológica y el mensaje conservador para el país y el manejo del Estado. Un mínimo es la reforma integral de la justicia, de la que nadie más habla. Nosotros desde el primer día hablamos de que se necesita esta reforma porque sin justicia se está desbaratando. Hablamos de control fiscal y de conservadurismo fiscal. Se está gastando y rompiendo la regla fiscal. Estamos endeudando irresponsablemente el país y los efectos están ahí. Gran parte de la inflación es por el recalentamiento de la economía por un gasto público de esta administración. Queremos compromisos claros de control fiscal para recuperar las calificaciones que hemos perdido. Estamos abiertos a los pactos, pero sobre bases programáticas.

Entonces hay posibilidad de que no llegue a mayo...

La campaña hasta ahora arranca y nosotros participamos porque queremos mostrar una visión diferente que no se le está contando al país. Sin embargo, el interés nacional puede pasar por el hecho de que nos inviten a una alianza y apoyos que tengan sentido. Por el momento, Salvación Nacional va a la primera vuelta.

¿Por qué arriesgarse a una aspiración presidencial cuando hace poco recibieron la personería?

Porque las ideas que nosotros defendemos no están en el debate y creemos importante que tengan presencia. El poder de las ideas es muy grande, usted suelta las ideas al público, y estas transforman y convencen. Eso es lo que creemos que hace falta. Hay un montón de personas que llevan siete meses de campaña, no dicen nada sobre nada y no tienen una postura clara. No han frenado a Petro y no muestran una visión alternativa. Creemos que se necesita una visión de que el cambio real es ir a los valores, la seguridad de los ciudadanos, una doctrina de desarrollo en mejorar la competitividad del país y que vuelva la moral a la política.

Es increíble que no haya pasado nada con lo de Mario Castaño. César Gaviria le debió haber obligado a renunciar. No se necesita de un juez para oír esos audios y ver la gravedad del asunto. De la misma manera que Petro se alía con otros de los peores politiqueros y negociantes como Roy Barreras o Armando Benedetti, ¿qué es eso? La moral debe volver a la política y por eso nos mantenemos en que solo a través de una candidatura presidencial.

¿Por qué entregarle a Carlos Cuartas la fórmula vicepresidencial cuando pierden la oportunidad de dar un mensaje de inclusión?

Cuartas representa varios de los puntos de los criterios relevantes que tenemos en Salvación Nacional. Primero, es el primer gran empresario que entra a este debate a defender la agenda y cultura empresarial. Una sociedad sin empresarios fracasa. Son ellos los que generan riqueza y son responsables de crear el empleo. Aquí ha prosperado una cultura de ataque al empresario. Por eso nuestro primer criterio es que fuera un gran empresario. Y pues tiene más de 22 años en distintas industrias. También queríamos que fuera de un lugar diferente a Bogotá y él es un antioqueño muy orgulloso de su departamento y de su cultura. Para nosotros era importante que no fuera una candidatura centralista. Queríamos que fuera empresario y que no viniera de Bogotá. No encontramos esas condiciones en una mujer. Pueden criticarnos, pero para nosotros es el mejor. Además, salir a buscar un balance de género para cumplir las premisas esenciales es menos importante para Salvación Nacional que coincidir en la doctrina y el apego de una visión similar de país.

En las últimas encuestas y elecciones se demuestra un giro del país hacia la izquierda y el centro. ¿Cómo hacerse un espacio en ese panorama de país?

Con la financiación que no obtuvimos esperábamos que la equidad informativa nos permitiera transmitirle a esa Colombia indiferente nuestro ideario. Por ahora no ha sido así, pero no perdemos la fe. No esperábamos que fuera sencillo. Los disruptivos somos nosotros. Venimos a hablar de una visión distinta de país y una función distinta de la autoridad: no más negociación de la ley, seguridad como una prioridad, aumento del pie de fuerza, fortalecimiento de las instituciones y los agentes públicos, respaldo total a nuestras fuerzas militares y una agenda proempresarial. Eso va a ir calando mientras que tengamos acceso al pueblo colombiano. Nos lo van a tener que dar, o nos pueden vetar. Pero entonces tienen que decirlo y la gente no va a ser tonta y van a buscar en internet.

Casi no figura en las encuestas, ¿cuál es la estrategia para figurar?

Mantener la consistencia del discurso, mejorar nuestra presencia en redes, apelar al empresariado y a los ciudadanos para que nos sigan apoyando. Nos han apoyado muchos a través de una Vaki y donaciones. Hay que darle visibilidad a esta agenda. No estamos aquí por el resultado. Hay que dejar de hacer la política simplemente por el pragmatismo del resultado. Debemos dejar ese cuento de que si no voy a salir no me meto. Nosotros tenemos un sueño, nos han dicho iluso, pero nos mantenemos en el anhelo de un país donde haya seguridad en las calles y en los barrios. Soñamos con un país en el que se proteja la vida del que está por nacer, que se crea berraco a nivel internacional y no se deje manosear de un vecino malo como Venezuela. Buscamos un país libre del comunismo y que crezca en paz. No somos ilusos, somos soñadores.

¿No cree que algunas de esas posiciones conservadoras no chocan con el acuerdo sobre lo fundamental de Álvaro Gómez que ustedes tanto predican?

Álvaro Gómez siempre fue conservador y nunca lo negó. Él lo que dijo fue que desde lo conservador hay que formar un acuerdo, no político o con los partidos, sino con el ciudadano, para recuperar la eficiencia del Estado en sus cinco grandes funciones: que se cumpla la ley, moral en lo público, justicia, desarrollo y protección de la ecología. No es un acuerdo ideológico. Pero desde lo conservador tenemos los valores, el carácter, el compromiso y la transparencia para ofrecerle ese ideario a todos los votantes que quieren que el Estado cumpla esos cinco fines que hoy en día no cumple.

¿Cómo garantizan que esas banderas de Álvaro Gómez son las mismas que ustedes hoy llevan?

Nos inspira su legado político, su transparencia y sus ideas. Solo las hemos actualizado programáticamente para que respondan a los retos del Estado actual. La realidad es que me siento en un mundo circular. Cuando fue asesinado en el 95, yo tenía 26 años, y siento que mi vida ha vuelto al mismo lugar. No se respeta la vida, el cultivo ilícito está creciendo, la sociedad está acorralada por la corrupción mafiosa, la justicia no funciona, el medio ambiente está deteriorado, la educación no funciona, el desarrollo no se da y el empresariado está perseguido por el Estado, que lo obstruye y lo tranca en todo momento. Estamos casi en el mismo lugar. El testimonio que podemos dar es que no solo fui empleado y familiar de él, sino que también está el legado de mi señor padre, que defendió estas banderas en el Congreso. Nuestro compromiso con los que marquen el arcoiris es que habrá esperanza. El arcoiris sale cuando el agua y el sol, dos factores de vida.

¿Qué opina de que Petro también hable del acuerdo sobre lo fundamental?

Es una doctrina sabia. Álvaro Gómez la trajo de forma valiente al país. Él hizo algo que ningún otro político ha hecho y es entregarle la mitad de sus curules en la constituyente y en el Congreso a liberales con tal de que hubiera diversidad en su bancada para la defensa de los valores que compartían. Ningún otro político ha gastado su capital político en un rival tradicional. Por eso, el acuerdo sobre lo fundamental es una mecánica social, no política. Es a través del voto que lo podemos hacer, por eso le pedimos a los colombianos que respalden este escenario de consenso social a través de Salvación Nacional. El consenso que plantea Petro es falso. Él no tiene apego a la ley. ¿O quién recibe bolsas de dinero como aportes de campaña a pesar de que está prohibido y se niega a explicar de dónde sale ese dinero? Petro no cree en el respeto de la ley y no representa la moral cuando se une a Roy Barreras, Luis Pérez y Armando Benedetti. Ellos son lo más inmoral de la política colombiano. ¿Han escuchado alguna propuesta de Petro sobre la justicia? No, porque a él le sirve muy bien la justicia que hay. Le tapan y le dan preclusiones. Él es enemigo del desarrollo. Lo que quiere es cerrar la economía, expropiar bienes y perseguir al empresario, y destruir las fuentes de riqueza del país. Cuando habla del eje ambiental, habla incoherencias. No tiene en cuenta a las miles de familias mineras y que aquí se persigue la guaca como parte del ADN cultural. A ellos hay que traerlos a la legalidad y que se haga minería organizada. Lo que él quiere es empujarla para que quedan en manos de las Farc, que es la mayor minera ilegal del país. No hay nada en lo de él que cumpla con el acuerdo sobre lo fundamental.

Temas recomendados:

 

Felipe(97456)31 de marzo de 2022 - 07:03 a. m.
Enrique su diagnóstico es desacertado aunque algunas de sus ideas no son tan malas! Los que están “conspirando para ocultar las ideas conservadoras” son sus amigos de siempre: Uribe y su mafia narcoparamilitar neonazi! Creame qué hay veces uno ama a su peor amigo!Durmiendo con su enemigo es el titulo que escogería para esta entrevista! No seacomo su abuelo: trate de hacernos Vivible la Republica!
Ariosto(11084)30 de marzo de 2022 - 08:09 p. m.
El partido conservador desapareció con la muerte de excanciller Alfredo vasquez carrizosa ,los restos que quedó de esa godarria es pura chulavita.
Alvaro(14090)30 de marzo de 2022 - 05:21 p. m.
Desde cuando el “ Negro” Laureano azoto, desplazó y asesinó cientos de miles campesinos indefensos con sus Bacrim de “pájaros” con su socio mariano han vivido y desangrado las arcas del Estado, fascistas, asesinos, delincuentes, creador del SIC, la clase política paramilitar ha estado en el poder, votar por po un personaje de estos es ser igual de secuaces a ellos.
Martha(67633)30 de marzo de 2022 - 05:13 p. m.
Me da mucho pesar los comentarios precedentes. Veo mucho rencor en ellos y no la convicciòn de ayudar a Colombia.Realmente creo que es el candidato que le sirve a Colombia. Creo que los medios deben seguir difundiwndo sus ideas para que sea mas conocido. Creo que cambiarè mi voto por Salvaciòn Nacional.
  • A(68560)30 de marzo de 2022 - 11:07 p. m.
    Perfecto Martha. Súmese a la ralea azul que sembró la violencia en este país desde hace 80 años. El rencor de los comentarios no es nada frente a los inventos de la banda conocida como los pájaros y que comandaba Laureano Eleuterio Gómez , padre de Alvaro e ídolo de Osuna . Ellos torturaban y asesinaban con el "corte de la mica" y el "corte de franela". Ahora esa plaga es perfectamente uribista !
  • Ariosto(11084)30 de marzo de 2022 - 08:10 p. m.
    No se salvan ni en el infierno,chulavitas de mi..
german(32511)30 de marzo de 2022 - 05:08 p. m.
Igual que los demás integrantes de la familia Gómez, viendo cómo viven atenidos del estado.
Ver más comentarios
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar