Ad
6 May 2021 - 6:00 p. m.

“Por un lado Duque dice que quiere dialogar y por el otro nos judicializa”: Amok de Escudos Azules

En entrevista, Amok, uno de sus integrantes, recalca en que el movimiento de resistencia juvenil y popular no se sentará a dialogar en la mesa nacional del presidente Iván Duque. Piden un gobierno de transición.
Amok, de Escudos Azules, expresó que el llamado al diálogo es tardío, como lo fue en el paro de 2019 que, considera, no llegó a nada. /Mauricio Alvarado.
Amok, de Escudos Azules, expresó que el llamado al diálogo es tardío, como lo fue en el paro de 2019 que, considera, no llegó a nada. /Mauricio Alvarado.
Foto: Mauricio Alvarado Lozada

El Espectador conversó con Amok, uno de los integrantes de Escudos Azules, un grupo de jóvenes que componen la primera línea de manifestantes en el paro nacional, nacido luego de que el Esmad disparara la munición que acabó con la vida de Dilan Cruz. En esta entrevista, Amok afirma que al movimiento de resistencia juvenil y popular, como se denominan, le parece “conchudo” el llamado del presidente Iván Duque de convocar el 10 de mayo una mesa de diálogo con los convocantes del paro, porque “la crisis social no da espera”, dice.

(Contexto: Así es la primera línea, los escudos azules que quieren proteger la protesta)

No obstante, asegura que los y las jóvenes que lo componen no se sentarán con este gobierno y piden uno de transición “hacia la democracia y elecciones libres”. “¿Acercarse a este movimiento de resistencia es matarnos a todos los compañeros? ¿Es quitarnos los ojos, atropellar a los jóvenes, violar a las mujeres en los CAI, asesinar en oscuras, hacer barridas en las que atrapan a la gente en los barrios, eso es querer incluirnos en los diálogos?”, cuestionó.

¿Qué opina que el presidente haya convocado a un diálogo nacional con los convocantes del paro, pero que la fecha para eso sea el 10 de mayo?

Es un llamado que ya había hecho tardíamente en el paro de 2019. En ese momento también llamó a una concertación, dijo que escucharía todas las exigencias y demandas, pero mire en lo que estamos al día de hoy. Entonces, creer en la promesa desde la base de una concertación tardía es simplemente una ingenuidad para nosotros. Es una artimaña desesperada del Gobierno por aplacar el paro a partir de la conversación con las expresiones más débiles del movimiento social que no representan a todos los sectores y que lo hacen para salir rápidamente de la locura y desesperación que se ha vivido en los últimos ocho días y que ha sido duro para todo el mundo. Entonces nos parece como conchudo hablar con unos sectores solo hasta el 10 de mayo para desactivar una crisis social que no da espera.

(Lea: El espinoso camino de la concertación en medio del paro nacional)

¿Cómo quisieran ustedes que se hiciera esa concertación?

Por parte del movimiento juvenil la palabra “concertación” ya suena a poco. La palabra “negociación” suena casi como una ofensa. Es como si nosotros tuviéramos que poner en la balanza un montón de crímenes, marginación y olvido, frente a propuestas que ya no tienen tiempo para cumplirse, y menos en un Gobierno que evidentemente ha mostrado desdén por la vida y por el movimiento social y que sabemos que no va a cumplir sus promesas.

¿Cómo entienden entonces ese llamado del presidente a dialogar?

Es un llamado de un gobierno que entiende que tiene sus días contados. Lo único que nosotros pedimos como una exigencia es empezar a pensar en un gobierno de transición, en el que el presidente y todo su gabinete, empezando por Diego Molano y las fuerzas militares, renuncien al poder, prometan que harán un gobierno de transición hacia una democracia abierta que permita elecciones libres y poder popular.

Ya no podemos conformarnos con que retiraron la reforma. Las muertes, el dolor, el crimen, la crisis, la violencia, dan muestra de un desgobierno absoluto, de una completa ineptitud, del fracaso en políticas de seguridad, convivencia, de atención al ciudadano. En ese contexto ya no se puede pensar en negociar. ¿Qué nos puede ofrecer Duque que nosotros podamos decir que aceptamos? Si nos ofreciera que nos devuelve a los más de 20 muertos en estas jornadas, hasta lo pensaríamos. Si nos ofreciera que las víctimas de trauma ocular podrán volver a ver, también. Pero en estos momentos la concertación ya no va a lugar.

(Lea también: “Hay que desmilitarizar las ciudades para establecer diálogo”: Francia Márquez)

¿Entonces entre quiénes se debería dar el diálogo?

El diálogo nacional se debe dar entre los sectores que estamos moviéndonos en el paro desde hace más de dos años para encaminarnos hacia la construcción de una alianza seria que permita una transición a un país mucho más democrático, justo, libre, y que permita la vida digna de los demás. En este gobierno solo nos estamos muriendo, empobreciendo, ahogando en corrupción, deudas, y encima la pandemia nos está matando.

¿Cuál es la hoja de ruta para ustedes? ¿Se van a sentar el 10 de mayo o van a seguir en paro indefinido?

Es que hay que considerar que desde el llamado ni siquiera nos sentimos convocados. En ningún momento nadie se ha acercado al movimiento juvenil y popular a decirnos que quieren negociar. ¿Acercarse a este movimiento de resistencia es matarnos a todos los compañeros? ¿Es quitarnos los ojos, atropellar a los jóvenes, violar a las mujeres en los CAI, asesinar en oscuras, hacer barridas en las que atrapan a la gente en los barrios, eso es querer incluirnos en los diálogos? Luego manda a su  ministro Diego Molano a decir que nosotros, especialmente los Escudos Azules, somos unas células terroristas urbanas, financiadas por el ELN y que van a dar con nosotros. Nos vinculan también con grupos armados organizados, con delincuencia común, con narcotráfico, nos dicen cabecillas de la primera línea. ¿Eso es querer acercarse al diálogo? No tiene ni pies ni cabeza. Por un lado, Duque dice a los medios que sí quiere dialogar, pero por el otro está dando las órdenes de asesinarnos, judicializarnos, desaparecernos y volvernos nada. Con eso nos seguimos preguntando, ¿qué diálogo está planteando ese tipo?

(Le puede interesar: Duque lanza línea telefónica y grupo especial de investigación antivandalismo)

En ese orden de ideas, ¿no se van a sentar?

En el único espacio que nos sentaríamos es en el de discusión con una alianza nueva que busque un gobierno nuevo de transición y popular. Con Duque no nos sentaríamos hasta que encuentre la forma de devolver a todos los muertos, desplazados y asesinados que ha generado su gestión, y la perpetuación del uribismo bajo su mandato. Si pudiera hacer eso, nos sentábamos a dialogar, pero por ahora no.

Recibe alertas desde Google News