La tendencia del GNV

El Gas Natural Vehicular (GNV) se está convirtiendo en una importante opción de los fabricantes de carros para el mercado colombiano.

El Gas Natural Vehicular (GNV) se está convirtiendo en una importante opción de los fabricantes de carros para el mercado colombiano.

El más reciente anuncio corrió por cuenta de Renault, que venderá la nueva versión del modelo Logan, adecuado para este combustible.

Algunos prefieren quedarse con el tradicional sistema de gasolina. Otros, entre ellos la mayoría de importadoras con participaciones importantes en el mercado local, están optando por los motores diésel y hay quienes, por economía o por preocupación ambiental, han decidido que los motores de sus carros migren hacia el Gas Natural Vehicular. Una tendencia que viene aumentando con rapidez.

 El último anuncio corrió por cuenta de la firma Renault con el Logan GNV, el primer vehículo de la marca que funciona con gasolina y gas, gracias a una instalación de fábrica desarrollada para la compañía y que  asegura en el auto un óptimo desempeño y la garantía de fábrica.

En la planta de  Envigado se hace la preadaptación del vehículo, instalándole refuerzos en los largueros traseros para que pueda llevar el cilindro de gas.  Este es un diseño estructural  que permite una sujeción de la cuna al chasis del vehículo, ofreciendo así mayor seguridad. También se hacen las perforaciones en el piso trasero para el paso de las tuberías de gas natural. Todas están prediseñadas sobre la carrocería, con lo cual se garantiza la protección anticorrosiva Renault de cataforesis por 6 años.

Y en cuanto a motor, se instala el K7M F 718, que trae refuerzo en los asientos válvulas, diseñado y utilizado por Renault mundo, para todos los vehículos Logan GNV. En el concesionario se hace la conversión final que consiste en instalar el kit GNV 5ta generación Marca LandiRenzo de origen italiano, equipo con inyección gas secuencial electrónica que trabaja articulado con la electrónica del vehículo, logrando hasta 300 kilómetros por cada tanqueada.

Tan sólo un caso más que muestra que la seguridad de los motores a gas en Colombia viene en aumento y que ya se puede tomar como una propuesta  preferencial no sólo por los amantes de los carros o aquellos que los tienen como medio de trabajo, sino para todos aquellos que están buscando un medio de transporte cómodo y económico.

 Sin embargo, por el terreno montañoso colombiano, inicialmente se habló de pérdida de fuerza en los motores a gas, razón por la que René Perea, gerente de Grandes Clientes de Gas Natural explica que “actualmente las conversiones a gas se vienen realizando con parámetros de calidad y seguridad, que garantizan que  se instale el kit  acorde con su tecnología original en gasolina, disminuyendo al mínimo las pérdidas de potencia que se puedan generar en el vehículo”. Y por eso agrega que los carros que hoy usan el gas como combustible y estén plenamente verificados, “son ideales para todas las ciudades del país”.

 Una serie de observaciones a tener en cuenta al momento de hacer este tipo de instalaciones, pues  Gerardo Gutiérrez Mata, gerente de Mercadeo de Gazel, relata que  “la conversión del vehículo a GNV es una decisión inteligente en la que todo vehículo debe someterse a una serie de verificaciones antes y después de su conversión por parte de personal especializado en talleres autorizados”. Entre ellas están las del buen estado de la  batería, encendido, cables de alta, distribuidor, alternador, bujías, motor, admisión, sistemas de suministro de combustible, suspensión, al igual que el de la estructura donde debe ir soportado el cilindro.

Pero lo más recomendable a la hora de hacer el cambio, comenta Miguel Álvarez, gerente para Colombia de Colitalia-Fiat, “es hacer la conversión de fábrica”, porque desde allí se puede tener la seguridad de que la instalación está acorde con los estándares mundiales. Una inversión que promedia los US$1.000 y que de hacerla en un carro usado, se debe medir si es realmente necesaria frente al uso del vehículo.

De ahí que Perea, de Gas Natural, haga la siguiente observación: “Los ahorros que se obtienen con la conversión de gasolina a gas oscilan entre un 40 y 50% del costo del combustible. Por ejemplo, la inversión inicial en un taxi, se retorna en aproximadamente seis meses”.

Un monto a tener en cuenta si se aclara que este combustible es ambientalmente más limpio que la gasolina o el acpm. Lo dice Gas Natural, que viene adelantando diferentes pruebas ambientales  en donde se ha comprobado un  resultado positivo frente a los gases contaminantes emitidos por la gasolina como el CO, disminuyéndolo en un 60%, C02 en un 14% y los hidrocarburos en un 34%.

Entre tanto, los expertos coinciden que esta alternativa alarga la vida de los motores y que de una buena infraestructura en materia de estaciones de servicio, depende su profundo crecimiento en el país, una de las razones importantes para lograr ahorros significativos en el bolsillo de los conductores y más allá de eso, el cuidado ambiental que representa este combustible.

Por eso, si va a tomar la decisión de entrar en la onda del GNV, tenga bien sincronizado su carro, revise que el taller esté debidamente certificado para realizar conversiones, exija la evaluación de preconversión y asegúrese de que los componentes del kit sean nuevos.

Temas relacionados