FZ 16 sube el estándar

Este modelo japonés se robó las miradas. se Destaca por su economía y por sus prestaciones.

Una buena alternativa para dar un paso adelante en el mundo de las dos ruedas. 

Albeiro Duarte ha sido mensajero desde su adolescencia. Al principio gastaba mucho zapato andando a pie y bolsillos del pantalón, por el peso de las monedas para pagar el bus. Hace un tiempo compró su primera moto, una ruidosa 2 tiempos que le hizo ganar el apodo de “oloroso Duarte”, por el insoportable olor a aceite quemado típico de las motos de esa tecnología. Más recientemente cambió la 2T por una 4T y así le rindió más la platica por el menor consumo de combustible y ya casi nadie recuerda su sobrenombre.

En días pasados Yamaha nos dio a probar su nuevo modelo FZ16, inspirada en su hermana mayor, la Fazer 650. Mientras tramitábamos los documentos para el préstamo, la moto fue la atracción en el concesionario: los demás motociclistas destacaban su imagen ‘pintosa’.

Al encender el motor de 152,3cc los presentes expresaron su agrado por la música grave emitida: “parece el ronquido de una más grande”, dijeron otros enchalecados. A pocas cuadras de la vitrina vimos que el indicador digital de combustible comenzaba a titilar; por consiguiente, paramos en la primera estación y le cupieron $21.000, algo más de 3 galones.

Mientras ajustaba a cero el también digital cuentakilómetros parcial, no pude dejar de notar la mirada de los demás isleros de la estación: con esa sonrisa de agrado, uno de ellos se acercó a ver la FZ 16 de cerca. Seguidamente, un taxista se bajó de su móvil y dijo: “huy, está muy bacana... esa es la nueva Yamaha, ¿cierto?”.

Las pocas veces que hemos experimentado la sensación de ser una estrella ha sido abordo de vehículos –autos y motos– de muchos más pergaminos y pesos por pagar. En esta ocasión, taxista e isleros quedaron boquiabiertos con los apenas 6,5 millones que hay que comprometer para disfrutarla.

Con el tanque y la autoestima llenos, el destino fue Chía. Por la carrera séptima de Bogotá que con su estrechez, curvas y contracurvas, se puede poner a prueba su desempeño. A la velocidad límite permitida, esta miniFazer es de fácil manejo, suaves mandos, dobla muy bien, entrega sus 5 velocidades con facilidad, el torque de 14 kgm permite rápidas arrancadas y recuperaciones, y los 14 caballos dejan llegar fácilmente a los 80 km/h. Por encima de las 5.000 rpm (a mitad de camino del tacómetro digital) la vibración del motor monocilíndrico enfriado por aire se siente demasiado, razón por la cual extrañamos una sexta velocidad.

Al día siguiente emprendimos la ruta al alto de Tierranegra, en la vía a Ubaté. La buena autopista permitió alcanzar 116 km/h (con el viento a favor y medidos exactamente por el velocímetro digital del tablero) y al desviar por un carreteable con rumbo a una carrera de Enduro, pudimos comprobar la efectividad de los frenos (disco adelante, tambor atrás) y la firme comodidad de las suspensiones, especialmente la delantera.

En la carrera, lugareños y aficionados curiosos destacaron el diámetro de las barras de la suspensión delantera (razón de la suavidad delantera), la forma corta del silenciador (con catalizador) y el monoamortiguador trasero que seguramente es la clave para la firme obediencia de la suspensión posterior. Al finalizar la tarde y la carrera, de regreso a Bogotá pudimos comprobar la efectividad de las luces y disfrutar de la cómoda posición de manejo que, mientras más erguido se vaya, más relajado se viaja.

Debajo del sillín, asegurado con cerradura y llave, hay un diminuto espacio para el kit de herramientas; y en el extremo posterior, la parrilla de diseño congruente con la modernidad del resto de la moto permite la instalación de un baúl de buena capacidad.

Durante la semana siguiente logramos completar más de 350 kilómetros con los 3 galones tanqueados, lo cual deja un promedio superior a los 110 km/gal en tránsito mixto. En ciudad, esta FZ16 es como mejor se aprecia su funcionamiento, pues la fácil operación de sus mandos y la efectividad de los frenos la hace una reina urbana y seguramente el ‘coco’ de sus competidores como la Pulsar de Auteco o la CBF150 de Honda.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Nissan Sentra SR: renovado y deportivo

Ford vendió su Mustan número 10 millones

Mini actualiza su portafolio en Colombia