Concept Active E, el eléctrico de BMW

La marca alemana presentará en Detroit su nueva propuesta.

La industria automotriz sigue trabajando incansablemente en  alternativas de movilidad sostenible y en emisiones libres de CO2, que contribuyan a un medio ambiente más limpio. Un nuevo ejemplo de ello es el Concept Active E de BMW Group, que ofrece una perspectiva hacia un modelo con propulsión eléctrica de la marca.

Con el estreno mundial del BMW Concept Active E, en el Salón Internacional de Detroit, en la segunda semana del mes de enero de 2010, el grupo alemán seguirá mostrando sus avances en la investigación y desarrollo en la movilidad eléctrica, que inició con el MINI E en Europa y Estados Unidos, dentro del “project i”, que ha proporcionado valiosos resultados sobre las exigencias frente a futuros vehículos de serie con propulsión eléctrica.

Paralelamente, “project i” ha empezado a desarrollar otra flota de ensayo de vehículos eléctricos, basados en el BMW Serie 1 Coupé de dimensiones por lo menos iguales, vehículos previstos para ser usados cotidianamente por clientes privados. Los resultados obtenidos contribuirán al desarrollo de un vehículo eléctrico de serie, el cual será lanzado al mercado por BMW Group con el nombre de una submarca de BMW dentro de la primera mitad del próximo decenio.

Entre los distintivos específicos del BMW Concept Active E está la ubicación innovadora del motor eléctrico, la electrónica de potencia y del sistema de almacenamiento de energía.

El motor especialmente diseñado para el primer BMW con propulsión puramente eléctrica posee una potencia de 125 kW/170 HP y un par de giro máximo de 250 Newton-metro, acelerando el vehículo en menos de nueve segundos de 0 a 100 km/h. El almacenamiento de energía eléctrica se realiza por primera vez mediante acumuladores de iones de litio.

Entre las características específicas del BMW Concept Active E está la tracción trasera, típica de BMW, el potente sistema de propulsión para una aceleración dinámica y alto rendimiento para unas extensas posibilidades de aplicación más allá de la movilidad urbana.

Otras cualidades que destacan son la construcción de bajo peso y la distribución de los componentes optimizada en cuanto al espacio disponible. El motor eléctrico está integrado completamente en el eje trasero y la electrónica de potencia se ha posicionado sobre el motor.

Para situar los almacenes de energía se aprovecha el espacio que en vehículos con motores de combustión está ocupado por la propulsión convencional y el depósito de combustible, con un centro de gravedad bajo y una repartición de carga en los ejes típica de BMW,

La autonomía simulada del BMW Concept Active E es de 240 kilómetros. Sin embargo, en términos reales y en uso cotidiano, la misma correspondería a una autonomía de aproximadamente 160 kilómetros, con los sistemas secundarios como la climatización automática y la calefacción de las ventanillas encendidos.

Temas relacionados