Talleres a la vanguardia

Revisiones express, pinturas biodegradables y asistencia en línea son algunas de las innovaciones para conquistar nuevos clientes.

Las principales marcas de vehículos del mundo se han interesado en los últimos años por incorporar a sus modelos tecnología de primera. Pero la preocupación por estar siempre a la vanguardia va más allá de la compra y venta de carros. El servicio de reparación y mantenimiento es una de las grandes apuestas. Prueba de ello son los recientes desarrollos de Fiat: Fiat Alertas y WiTech.

El primero es una plataforma en línea para que el usuario diseñe un avatar de su auto y reciba vía correo electrónico avisos como, por ejemplo, la próxima revisión y cambio de aceite, además de asesoría en línea. El segundo es un software que permite a los diferentes profesionales que intervienen en la revisión, examinar de manera virtual y simultánea el carro.

Gustavo Niño, gerente de posventa y repuestos de Colitalia Autos, cuenta que actualmente la marca está desarrollando una aplicación para llevar esta plataforma a los celulares. La migración del uso de equipos análogos hacia los digitales es precisamente la evolución más importante de los talleres en Colombia. “Después del escáner, una máquina determina el funcionamiento de varios sistemas del carro en cuestión de minutos, el reto más importante es el uso de las herramientas web”, agrega Niño.

La variable ambiental también se incorporó a la logística de la reparación. Las pinturas son hoy a base de agua y biodegradables, reduciendo los efectos nocivos en el medio ambiente. Además, se usa un software que ayuda al pintor a realizar la mezcla exacta de tonos para llegar al color real del vehículo.

Luis Ángel, director de posventa de Toyota Colombia, afirma que la gestión en el servicio ha sido uno de los mayores adelantos. El programa de Mantenimiento Express de Toyota, implementado en 10 de los 28 talleres de la marca, atiende en promedio 250 vehículos a diario. Tres técnicos hacen la operación que antes hacia uno solo.

Roberto Guerrero, mecánico desde hace diecisiete años en el barrio Siete de Agosto de Bogotá, recuerda que una década atrás la reparación de un carro podía demorar hasta veinte días. Hoy, la diferencia temporal gracias a los avances tecnológicos es abismal. Aunque los concesionarios no representan una competencia para su negocio asegura que la falta de profesionalización y de equipos modernos como el escáner pone en desventaja a varios talleres más artesanales.

Según un estudio reciente de Cesvi, los centros nacionales de reparaciones en Colombia han crecido y se han convertido en referencia para países como Chile. Sin embargo, la conectividad aún sigue siendo el principal desafío. Las aplicaciones móviles para monitorear el carro mientras está en el taller, que en países europeos ya se usan, serán algunas de las grandes revoluciones en el futuro, concluye Fernando Muñoz, jefe de capacitación de Mercedes-Benz.

últimas noticias