A viajar en crucero

Son siete días, cinco destinos y mucha comodidad.

Aparecían en las películas como la muestra de exclusividad más majestuosa cuando de viajar se trataba. Se veían tan lejanas las oportunidades de realizar un recorrido en altamar a bordo de tan inmenso barco, que sólo en los deseos se acumulaba la idea de estar días enteros contemplando el mar, mientras se disfrutaba del sol, una bebida, piscinas y restaurantes con comida de diferentes lugares del planeta. Ahora los mares de Colombia, desde hace poco más de un año, reciben cruceros con miles de metros de áreas que transportan a cientos de viajeros nacionales en cada recorrido.

Royal Caribbean con su crucero ‘Enchantment of the Seas’ y Pullmantur Cruises con su barco ‘Ocean Dream’, son las dos compañías que pusieron a disposición de  colombianos y latinoamericanos la oportunidad de viajar sobre las hermosas aguas del mar Caribe. Cartagena es el puerto de embarque para empezar un recorrido por Santa Marta, Aruba, Curazao, Bonaire y Panamá, si la elección es por el primero de estos navíos. Pero si la decisión es por el viaje de Pullmantur, la travesía  incluye los mismos lugares, exceptuando Panamá, pero agregando a Isla Margarita en Venezuela.

Según informa la Corporación de Turismo Cartagena de Indias, en el ‘Enchantment of the Seas’, el máximo de personas a embarcar por viaje es entre 480 y 500, pues son más o menos 200 cabinas las que tienen asignadas a “La Heroica”. Este crucero zarpa todos los lunes desde el 7 de diciembre de 2009 hasta el 5 de abril de 2010.

En cuanto al ‘Ocean Dream’, el máximo de viajeros que embarcan en Cartagena es entre 500 y 550, ya que son más o menos 250 cabinas asignadas por viaje. El barco de Pullmantur sale de la ciudad amurallada todos los sábados, desde el 3 de octubre de 2009 hasta el 26 de junio de 2010.

De viaje por altamar

Antonio Porras, gerente general de Avia Caribbean, filial de la agencia de viajes mayorista Aviatur, cuenta que las líneas de cruceros regularmente ofrecen dentro de sus paquetes alojamiento, entretenimiento y alimentación, los demás servicios como casino, licor y tours en los puertos deben ser pagados por cada pasajero. “En el caso preciso de la línea Pullmantur,  ésta tiene dentro de su plan el servicio de todo incluido a bordo, lo único que los pasajeros deben pagar es si toman tours en los diferentes destinos donde llega”.

Las comodidades de ir en un barco de lujo también  incluye: cena en restaurante formal a la carta, bebidas de dispensador (agua, fruit punch, limonada, café, té, leche caliente o fría), shows, espectáculos, animación. Además de eso, cuenta Martha Janeth Afanador, subgerente de Over Turismo Internacional Operador Mayorista,  con zona húmeda (jacuzzis y piscinas), gimnasio, teatro, casino, tiendas para hacer compras, cafés, muro de escalar, salón de eventos, spa, club para niños y jóvenes, discotecas especiales para adultos y adolescentes, entre otros.

Con respecto a los costos de un viaje en crucero desde Cartagena, Porras explica que dependen mucho del tipo de cabina, nivel del piso, vista exterior o interior, habitación con o sin balcón.  Para Martha el precio también depende del número de pasajeros que ocupen una cabina y la fecha del viaje. De esta forma, un cupo en un crucero que parta desde Cartagena puede comprarse desde US$600 hasta US$1.800 o más por persona. (Los valores no incluyen el tiquete hasta ‘La Heroica’).

“El mercado colombiano ha respondido de manera  positiva al producto, pues las ocupaciones de cada línea no bajan del 80% de las cabinas asignadas a nuestro país”, comenta el líder de Avia Caribbean, cifra que contrasta con el balance que entrega la Corporación de Turismo Cartagena de Indias, entidad que entrega un informe alentador, al decir que en el último año el movimiento turístico de viajeros en cruceros aumentó en un 86,14%, al pasar de 4.807 pasajeros en 2008 a 8.852 en 2009.

Tener la opción de conocer varios destinos en un mismo viaje y descubrir que un crucero no es sólo para personas mayores, sino que los barcos y su estructura de servicios están diseñados para toda la familia, celebraciones como bodas o lunas de miel, quinceañeras, viajes de estudiantes, planes de incentivos y convenciones, ahora es una oportunidad más cercana para los colombianos, además de asequible, pues pasar por tres países puede resultar una inversión mayor.

Un crucero por el mar Caribe desde Cartagena ahora es una opción real para cruzar las fronteras de Colombia. Son siete días en agua, como si estuviera en tierra.

Temas relacionados