El Caribefunk: ¡Música, viajeros!

Sin patrocinio la banda colombiana ha logrado recorrer algunos países de Suramérica y Estados Unidos. Viajar y cantar es para ellos, el mejor sinónimo de felicidad.

Si hay algo inseparable en la vida de estos cuatro jóvenes es hacer música y viajar. Hoy, están en Buenos Aires, hace poco estuvieron en Uruguay, en unas semanas recorrerán Chile y en pocos meses visitarán Estados Unidos, Francia y Bélgica. Son El Caribefunk, una agrupación cartagenera que desde hace cuatro años se ha dedicado a inyectar nuevos colores al Caribe audible y a llevar a Suramérica y el mundo una mezcla del mestizaje de la región costera.

El proyecto nació en Argentina, cuando Alfonso (vocalista), Andrés (percusionista), Yamil (percusionista menor) y Junior (bajista) llegaron por motivos individuales y entre los cuatro gestaron la osadía de representar un género e infundir una reflexión a través de la música. “Allá vivimos juntos y eso nos daba la oportunidad de conocernos bien y de poder empezar este proyecto como la familia que actualmente somos”, cuenta Alfonso, conocido como Funkcho.

Pero como el apoyo a la música independiente, al menos por parte de las grandes disqueras y la radio, es bastante nulo en varios países y El Caribefunk tenía claro que sus vidas girarían en torno a los viajes y la música, decidieron alistar maletas y emprender una travesía junto a un proyecto de autogestión. Sus principales aliados han sido las redes sociales. A través de Facebook, Instagram, Twitter y de plataformas como Spotify o Deezer comparten sus canciones con personas de diferentes latitudes quienes a su vez las replican con amigos que también disfrutan del ritmo caribeño.

“Ese pequeño gesto de cariño de cada persona que nos comparte es como una bola de nieve que se expande y nos da un reconocimiento que es valioso al momento de viajar. ¿Por qué? Porque la gente paga la entrada a los recitales, compra la música y eso nos da para seguir viajando e, incluso, para vivir”, agrega.

Y aunque ‘vivir de la música’ resulta difícil para muchas agrupaciones independientes de Colombia, El Caribefunk lo está logrando. A ritmo de champeta, timba, soca, salsa y reggae han recorrido Ecuador, Perú, Argentina, Uruguay, Chile y Estados Unidos. Lo han hecho a pie, en bus, en tren, en avión, en mototaxi y en cualquier medio de transporte que se atraviese dependiendo del destino a donde se dirijen.

“Nuestras primeras giras en Argentina fueron en bus y en tren. Por Latinoamérica bajamos a mochila, también en bus, incluso, nos alojábamos en las casas de nuestros amigos o gente que nos ofrecía un espacio porque había escuchado nuestra música”, dice Funkcho.

Al tiempo que agrega que lo más gratificante de todo es ver cómo un pedacito del Caribe, por ejemplo, en Argentina o Uruguay, hace que la gente sonría mucho y que no pueda dejar de bailar. Acciones que minimizan un poco el hecho de estar lejos de casa, de la ciudad, de la familia y de las personas que han participado en el proyecto.

Viajar y hacer parte de una agrupación es para ellos la mezcla perfecta. No tienen un país favorito, por el contrario opinan que todos los lugares que han visitado tienen gente muy hospitalaria que los ha recibido de la mejor forma, que los lleva a bailar, le ofrecen comida y hasta les ayudan a transportar los instrumentos. Aunque sí dejan claro que ciudades como Cartagena, Buenos Aires y Bahía Blanca, en Argentina, tienen una magia impresionante para el grupo con la que recargan energías y vuelven a empezar.

Este momento de sus vidas lo llaman felicidad, pues afirman que lo que hacen los llena y que cada uno de ellos, incluso desde antes de conocerse, estaba preparado para vivir este presente.

625652

2016-04-05T22:37:52-05:00

article

2016-04-06T09:40:28-05:00

ee-admin

none

Redacción Buen Viaje

El Caribefunk: ¡Música, viajeros!

36

3657

3693