Qué hacer 36 horas en Santander

Deportes extremos, increíbles paisajes, noche de relajación y vistas inolvidables son los planes para un fin de semana en una de las tierras más bellas de Colombia.

Antes, el ideal de las vacaciones de la mayoría de personas era visitar lugares cercanos al mar o a la piscina. Territorios soleados, donde pudiéramos broncearnos, dormir, desconectarnos del mundo. Hoy para algunos lo sigue siendo, pero con el tiempo otro grupo de colombianos cambiaron su chip y se han dado cuenta de que hay más espacios que ofrecen otro tipo de experiencias, enfocadas a explorar el lado más histórico y guerrero del país. Santander es uno de ellos. Su naturaleza, que desborda la emoción de cualquier visitante, gracias a sus imponentes paisajes como el Cañón del Chicamocha; la adrenalina que despiertan las actividades que se ofrecen por las virtudes de su geografía, como el rapel, rafting y parapente, y la belleza de sus pueblos coloniales, como Barichara, Guane o Girón, son las características principales que hacen de este departamento un destino obligatorio para quien quiera conocer Colombia. Por eso, lo invitamos a tomar 36 horas de su tiempo para pasear por estas tierras repletas de personas generosas, historias y planes para divertirse en pareja o en familia.

Chicamocha

10:00 a.m.
Trate de tomar el vuelo más temprano hacia el aeropuerto de Palonegro, en Bucaramanga. La aerolínea Avianca ofrece 22 viajes al día hasta este destino, así que es cuestión de que se programe para visitar la Ciudad de los Parques por las más de 20 zonas verdes que alberga. Si prefiere el automóvil, madrugue para aprovechar el día, pues desde que pone el pie en Santander se enfrentará a la diversión. Y por hoteles no se preocupe. El crecimiento de este lugar ha sido tan impresionante, que grandes cadenas hoteleras, como Holliday Inn, ya están instaladas allí. Aunque si opta por lo tradicional, le recomendamos hospedarse en el Hotel Chicamocha.

12:00 m.
Es hora de almorzar y para que empiece el turismo le sugerimos visitar un restaurante italiano llamado Battuto. Aunque no es comida típica, este lugar demuestra el crecimiento gastronómico de la región. Todos los productos que se consumen allí son locales, como los tomates orgánicos de la Mesa de los Santos.

2:00 p.m.
Es hora de almorzar y para que empiece el turismo le sugerimos visitar un restaurante italiano llamado Battuto. Aunque no es comida típica, este lugar demuestra el crecimiento gastronómico de la región. Todos los productos que se consumen allí son locales, como los tomates orgánicos de la Mesa de los Santos.

7:00 p.m.
Finalice esta agitada jornada con un circuito relajante en Aqua Spa, en el hotel Punta Diamante. Hidroterapia, zonas de relajación, circuitos de contrastes bitérmicos y cámaras hiperbáricas son los atractivos de este espacio, donde la buena atención es ley.

Mesa de los Santos

9:00 a.m.
Tome un carro y diríjase hacia la Mesa de los Santos, a media hora de Bucaramanga. Prepare el paladar, porque se enfrentará a una gran experiencia que le activará todos los sentidos. Se trata del recorrido por El Roble, una hacienda cafetera, en donde se fabrica uno de los cafés más caros del mundo: US$138 la libra. Deguste un café en la casa, que también funciona como hotel, y luego pasee por los cultivos. Un guía le enseñará la diversidad de plantas. En el último tramo, junto con José Antonio Martínez, un catador con más de 21 años de experiencia, aprenderá a distinguir una taza de calidad.

12:30 p.m.
La siguiente parada es uno de los lugares más increíbles de Colombia: el Cañón del Chicamocha, que con más de 108.000 hectáreas entra en el ranquin de los más grandes del mundo. Pero antes de hablar de esta riqueza natural, deténgase en el restaurante Doña Petrona, especializado en comida típica colombiana. Está en la plaza del teleférico, medio de transporte que deberá tomar para llegar hasta el Parque Nacional del Chicamocha (Panachi). Este cable es uno de los más extensos del planeta, gracias a sus 6,5 kilómetros de extensión. Durante el recorrido admirará un imponente paisaje, decorado por un río y enormes montañas pintadas de color tierra rojiza, característica de la región. Al llegar a Panachi, disfrute de los planes que este lugar tiene para ofrecerle: nuestros recomendados: canopy y parapente. En el país no hay un mejor sitio para estas actividades que el Chicamocha.

4:30 p.m
El final del día hay que vivirlo en Barichara. Su arquitectura colonial, sus angostas calles y su suelo amarillo hacen de este “el pueblo más lindo de Colombia”. Su plaza, llena de cafés, restaurantes y artistas, invita a pasar un rato placentero junto con sus habitantes. Hoy es el lugar favorito de los turistas y muchos enamorados que lo eligen para sus matrimonios por su atmósfera romántica. Para pasar una buena noche le recomendamos el Hotel Hicasua, que ofrece comodidad y confort, o Casa Oniri, para quienes prefieren la privacidad.

Barichara

9:00 a.m.
Continúe su paseo por Barichara, pues aún hay múltiples sitios por explorar. Uno de ellos son los Caminos de Lenguerke, que lo llevarán hasta otros pueblos coloniales, como Guane. La otra opción es el Museo Arqueológico y Paleontológico, la iglesia de la Inmaculada Concepción de Barichara, construida en 1838, o su curioso cementerio, cuyas tumbas son de piedra labrada y adornadas con cruces de hierro.

12:00 m
Después de un poco de historia hay que pasar a la aventura. A una hora de Barichara está San Gil, el lugar ideal para arriesgarse a los deportes extremos. Pero antes de realizar las actividades, no dude en visitar el parque El Gallineral, en donde podrá pasear por cuatro hectáreas repletas de gallineros (enormes árboles cuyas ramas penden musgos), bañados por el río Fonce. También puede almorzar el plato típico de la región: cabrito, carne oreada y mute.

2:00 p.m.
Como las distancias son tan cortas, es posible disfrutar de todos los deportes extremos: rafting en el río Fonce, cuyo caudal es nivel 2, es decir, que hasta los niños pueden disfrutarlo; rapel en abundantes cascadas, y bungee jumping, un salto de 70 metros con vista al río.

6:00 p.m.
Momento de tomar el vuelo de regreso a casa o iniciar el viaje por las bellas carreteras de Santander. No se olvide comprar un paquete de hormigas culonas.