¿Qué hacer en el parque marino más grande de Latinoamérica?

Alrededor de 50 islas conforman Los Roques, un paraíso en medio del mar Caribe, que ofrece en sus aguas desde descanso hasta la práctica de emocionantes deportes.

Los Roques es considerado el parque marino más grande de América Latina. /iStock
Si de bellas playas se trata, Los Roques ocupa, sin duda, el primer lugar. Este archipiélago ubicado en el mar Caribe, a 168 km de La Guaira (Venezuela), sorprende desde el cielo con sus múltiples islas bañadas por diferentes tonos azules, que lo convierten en uno de los destinos más sobresalientes del país vecino. Fue declarado Parque Nacional en 1972 y desde ese momento la alta afluencia de turistas en sus 50 islas no ha parado. Y no es para menos. Los Roques es un espacio para descansar y admirar la naturaleza, pues es considerado el parque marino más grande de América Latina.
 
Una de las atracciones que más llama la atención de sus visitantes es el recorrido entre los cayos. Grandes calles de arena se forman en medio del océano para que las personas puedan disfrutar de un recorrido inusual, bordeado de aguas cristalinas que albergan millones de especies marinas.
 
Antes de viajar debe tener claro que como es un parque natural, el gobierno venezolano tiene prohibida la construcción de enormes hoteles, así que los hospedajes son antiguas casas de pescadores que fueron remodeladas para el turismo y la mayoría se encuentra en la isla San Roque. Y aunque no es lujoso, sí es un lugar muy ameno, en donde podrá sentirse como en casa. Pero, en últimas, si no quiere dormir allí, puede llevar su carpa, en Los Roques se han adecuado múltiples zonas de camping.
 
En cada cayo o isla hay actividades por hacer. La isla de Noronky, por ejemplo, es un buen sitio para caretear, ya que tiene muchos puntos donde se puede anclar fácilmente el bote y el paisaje marino es inigualable. Desde peces de colores hasta tortugas aparecen durante la expedición. En la isla San Roque, el centro de operaciones del archipiélago, reside la mayor parte de los isleños y están las posadas y el aeropuerto, ubicado a unos cuantos minutos de la playa.
 
Dicen quienes han ido que es uno de los aterrizajes más bellos y emocionantes. Aquí vale la pena subir al faro holandés, que domina toda la isla. En menos de 30 minutos se hace un recorrido para llegar a la cima y apreciar la mejor vista del archipiélago. En San Roque vale la pena bucear. La riqueza marina de este parque es casi única en elmundo y se encuentran empresas que ofrecen cursos completos en Piedra de la Guasa, Cayo Sal, Nordisky y Boca del Medio, lugares ideales para realizar esta actividad.
 
Pero si quiere un plan relajado y tiene la posibilidad de alquilar un yate, el mejor lugar para pasar el día es Carnero, un cayo deshabitado, donde sólo se escuchan las olas del mar y los pájaros que visitan con frecuencia la isla. Si quiere descanso en tierra, en este espacio hay carpas para cubrirse del sol. Eso sí, la recomendación es llevar lo de comer y tomar, pues no hay tiendas.
 
Para probar la gastronomía local el sitio ideal es Crasky, la primera isla habitada por pescadores en una barrera larga con una playa igual de larga. Algunas veces, los pobladores de la zona lo invitan a pescar para que sea usted el que escoja lo que va a ir en el plato. Otra actividad muy popular es el paseo en kayak.
 
Los aficionados a los deportes acuáticos son los más felices en Los Roques. En el cayo Francisqui hay un centro de alquiler de equipos de windsurf y kitesurf. Los expertos en las tablas aseguran que en este paraíso se encuentra el equilibrio perfecto entre el viento y la altura de las olas.
 
Finalmente, no se vaya sin ir a cayo de Agua, en donde se descansa entre arenas blancas y aguas cristalinas, y en el que se forman las famosas dunas de tres metros por las que se deslizan sonrientes adultos y niños. Este paraíso, ubicado a 40 minutos de San Roque, también es una excelente bahía para los deportes y embarcaciones de vela.
 
¿Cómo llegar? 
 
Para poner un pie en este paraíso es necesario tomar una avioneta en Caracas. Hay vuelos diarios por las distintas líneas aéreas locales. Los aviones que vuelan a Los Roques son de diferentes dimensiones, dependiendo de la compañía. El tiempo de vuelo oscila entre 35 y 45 minutos. También es posible llegar en una embarcación.