Noches tras las rejas

El hostal Celica, en Eslovenia, pasó de ser una prisión militar a un llamativo albergue.

/ Duncan - Flickr

Es conocido por ser el hostal más hippie del mundo. Sus visitantes suelen ser jóvenes, con mochilas a cuestas, barbas descuidadas y trajes ligeros. Todos ellos acuden a sus instalaciones, en la pequeña ciudad de Ljublana (Eslovenia), ávidos de pasar una noche tras los muros de la que otrora fuera una prisión militar. Buscan en el hostal Celica una experiencia única.

En efecto, sus 22 habitaciones siguen siendo celdas. Las puertas tienen barrotes y están acondicionadas para que los alimentos se reciban a través de una rendija. La estrechez de sus espacios permite revivir la época en que cientos de uniformados, pertenecientes al cuartel general del ejército yugoslavo, pagaban sus penas bajo el techo de una infraestructura precaria.

La cárcel fue construida en 1883 durante el imperio astro-húngaro, pero los barracones fueron desocupados en 1991, luego de que se librara la guerra de los Diez Días, que le dio a Eslovenia su independencia de Yugoslavia. Desde entonces se dijo que Celica jamás sería una prisión de nuevo.

En 1993, sin embargo, se dio inicio a su transformación, a cargo del reconocido arquitecto Janko Rozic. Cada celda se convirtió en un mural y más de 80 artistas participaron en el rediseño de la fachada, las habitaciones y los espacios comunes.

Hoy no sólo es un reconocido hostal visitado por mochileros que no pierden la oportunidad de fotografiarse en su respectivo lugar de reclusión. Es un espacio para exposiciones internacionales, debates sobre literatura, historia y filosofía, talleres de lectura y la tarima para músicos independientes que llegan provenientes de todas partes del mundo en busca de un refugio cultural.

Quizá por todo eso los habitantes de Ljublana lo conciben como un centro de inspiración tras las rejas, en donde, paradójicamente, lo que más se respira es una agradable sensación de libertad, que comienza a sentirse desde su fachada adornada con grafitis que invitan a conocer uno de los hostales más insólitos de Europa.

Temas relacionados