Reserva de Es Vedrà, otro “Triángulo de las Bermudas”

Las historias de monstruos y apariciones de ovnis han hecho que se compare con el Triángulo de las Bermudas. Lo cierto es que esta reserva, a media hora de Ibiza, en España, atrae decenas de turistas intrigados por esos cuentos e ilusionados con poder disfrutar de sus playas.

Es Vedrá ha sido la musa de numerosos artistas que han plasmado su silueta en sus obras. / iStock

Dos grandes rocas que sobresalen imponentes en las aguas del mar Balear. Eso es Es Vedrà, un islote de 385 metros de altura cercano a la isla de Ibiza, en España, que, además, se ha convertido en uno de los destinos preferidos por turistas y locales.

Y no es para menos. La historia de este mágico lugar, más allá de su belleza natural y fotogénica, está relacionada con el avistamiento de ovnis y luces misteriosas sobre el firmamento. Numerosos relatos de pescadores afirman que han visto destellos luminosos que entran y salen del mar o que pasan por debajo de sus barcos, así como buzos que han escuchado fuertes sonidos metálicos en las profundidades.

Por estos relatos Es Vedrà es considerado una especie de Triángulo de las Bermudas, compuesto, además, por el peñón de Ifach, en Alicante, y la costa suroeste de Mallorca. De hecho, investigadores señalan que la irradiación magnética entre estos tres puntos ha sido comparada con las pirámides de Egipto, el Stonehenge y las estatuas de la isla de Pascua, una particularidad que podría explicar los casos de desorientación de palomas mensajeras cuando cruzan el cielo de la isla.

Su historia ha estado relacionada con sucesos paranormales, leyendas y una arraigada tradición oral que ha creado diversas narraciones de monstruos en Ibiza, como la del gigante de Es Vedrà, cuya dieta era a base de pulpos. También abundan los cuentos de hadas, duendes y brujas.

Sin embargo, más allá de estas historias que atraen aficionados a estos fenómenos, la reserva de Es Vedrà, que también incluye a Es Vedranell y los islotes de Poniente, es un importante lugar de conservación vegetal, con una diversidad de paisajes con panorámicas que enamoran desde cada una de sus diferentes elevaciones, una de ellas famosa por protagonizar una de las postales más conocidas de Ibiza.

La variedad de aves y reptiles también resulta sorprendente. Al igual que sus escenarios propicios para la reproducción de aves marinas y la cantidad de familias de cabras que deambulan por estas tierras. La belleza de esta reserva habla por sí sola y ha sido musa de pintores y fotógrafos que han plasmado su silueta en sus obras, hasta el punto que su imagen está impresa en las tapas de la cerveza de la región y sus cabras son protagonistas de la tira cómica Les cabres de Es Vedrà, que publica el caricaturista Sirvent en el diario de Ibiza.

Para poder adentrarse en este islote y disfrutar de un día de sol en medio de la exuberante naturaleza es necesario solicitar un permiso. De regreso a Ibiza, qué mejor que consentir el paladar con sus paellas o la receta estrella: el bullit de peix, que se prepara con mero o rotja, papas, judías y alioli, una salsa típica mediterránea a base de aceite de oliva y ajo.

Es Vedrá es un destino con mucho por explorar para viajeros amantes de lo natural y que buscan vivir una experiencia diferente en uno de los rincones más turísticos de España, que reúnen un poco de sol, un poco de mar, un poco de misterio y de las delicias culturales del Mediterráneo.

 

Temas relacionados