Educación, gratis para todos

Un millón 25 mil familias bogotanas recibieron este año la buena noticia: nunca más tendrán que cancelar la matrícula de sus hijos en las instituciones públicas. Un logro que convierte a la capital en ejemplo nacional.

Los ingresos mensuales que deja a don Segundo Saavedra su microempresa de productos comestibles no superan el salario mínimo actual. Los palitos de queso que él y su esposa venden a algunas tiendas de barrio cercanas a la vivienda en la que residen apenas si les generan “lo del diario”. Con una economía familiar tan apretada, los Saavedra Martínez solían vivir una suerte de calvario todos los comienzos de año, cuando llegaba la hora de las matrículas escolares de los seis hijos que conforman el hogar.

Un padecimiento que terminó para siempre en enero de 2010, con la puesta en marcha de la política de gratuidad total en la educación para el millón 25 mil alumnos que actualmente hacen parte de la red de colegios del Distrito. Se trata de una meta que el alcalde, Samuel Moreno, prometió cumplir en 2011, pero que felizmente llegó de regalo anticipado a miles de familias bogotanas.

“Muy elegante de parte del señor Alcalde esto de la gratuidad, lo mismo que los restaurantes escolares. La plata que tenía guardada la vamos a utilizar en comprarles los uniformes a dos de las niñas porque les hicimos traslado de colegio. Es una ayuda que no esperábamos y de verdad que estamos muy agradecidos. Es que seis hijos, son seis hijos, pero todos son una bendición”, dice emocionado don Segundo.

Es un sentimiento compartido con otros padres de familia, como don Ismael Colorado y su esposa Sara Acevedo, él dedicado a los trabajos de albañilería y ella a los oficios domésticos, quienes no sabían de dónde iban a sacar los cerca de $400.000 que les costaba el estudio de sus hijas Maribel, María Delfina, Claudia Yinet, Luz Dary y Sandra Paola.

“Si me tocara pagar, pues no podría darles estudio a mis hijas… Es muy satisfactorio que al menos ellas puedan seguir estudiando. Si no fuera por esa gran ayuda de pronto una podría estudiar, pero para las otras no alcanzaría”.

El sueño hecho realidad

La gratuidad total en la educación es una meta nacional, cuya tendencia es a cumplirse en la mayoría de ciudades del país. Bogotá es la primera de Colombia en alcanzarla y una de las pocas en Latinoamérica que ofrece el beneficio. Todo un ejemplo a seguir, al lado de metrópolis como Buenos Aires y Río de Janeiro.

Más de un millón de chicos, estudiantes de 0 a 11 en los 345 colegios de la capital (que funcionan en 770 sedes) a partir de este año no volverán a pagar por matrículas, pensiones, boletines de rendimiento escolar, agendas, copias de los manuales de convivencia, carnés, materiales didácticos, mantenimiento del mobiliario y salidas pedagógicas.

“No les damos todos los libros, pero a cambio nuestros niños cuentan con bibliotecas totalmente dotadas, además de guías en cada curso”, explica el secretario de Educación distrital, Carlos Herrera.

Pero además de la gratuidad, de tener una cobertura total y de lograr que todos los alumnos se matriculen (más del 99%, según la Secretaría de Educación Distrital), la administración local está implementando un programa para que los jóvenes no deserten. Afirma Herrera: “a unos 700.000 les damos una ayuda alimentaria diaria. A otros, un subsidio condicional a su permanencia en el colegio. A los más grandecitos les ofrecemos dinero para el bus y a los más pequeños los metemos a una ruta”.

Así las cosas, según el funcionario, ya no quedan excusas para no estudiar primaria y bachillerato en la ciudad. No importa la edad: niños, jóvenes y viejos por igual ahora tienen la posibilidad de instruirse.

Algunos retos en educación

- Aumentar la cobertura hasta alcanzar la meta prevista en el Plan Sectorial de Educación 2008- 2012.

- Realizar el II Encuentro de Alimentación Escolar en 2011.

- Incluir nuevas preparaciones en los menús de los refrigerios escolares, principalmente para el grupo de cereales, que de acuerdo con la encuesta  aplicada por la interventoría es el producto de menor aceptación por parte de los estudiantes.

- Diseñar e implementar un sistema de seguimiento para evaluar los resultados nutricionales de los estudiantes.

¿Qué es la gratuidad?

- Materializar el derecho a la educación para todos los niños y jóvenes del Distrito Capital, mediante la eliminación de barreras económicas para el acceso y permanencia en el sistema educativo Distrital.

- Transferir de forma oportuna recursos a los colegios que prestan el servicio educativo oficial en Bogotá para sustituir los recursos que dejan de cancelar las familias de los escolares beneficiarios de la gratuidad.

- Adicionalmente significa: alimentación escolar, transporte escolar, subsidios condicionados a la asistencia y colegios mejorados.

Es importante tener en cuenta las normas nacionales e internacionales con respecto a la gratuidad en la educación: la Constitución de Colombia, en el capítulo 2, artículo 67, ordena “La Educación será gratuita en las instituciones del Estado, sin perjuicio del cobro de derechos académicos a quienes puedan sufragarlos…”. Por su parte, la ONU, en sus Objetivos de desarrollo del milenio para 2015, sugiere: “Asegurar que los niños y niñas puedan terminar un ciclo completo de enseñanza primaria”.