Universidades con talento investigador

La actualización en los currículos, fortalecimiento en investigación y la solicitud de profesores cada vez mejor calificados, son algunas de las exigencias de las facultades de ciencias agropecuarias.

La actualización en los currículos, fortalecimiento en investigación y la solicitud de profesores cada vez mejor calificados, son algunas de las exigencias de las facultades de ciencias agropecuarias.

Las universidades han dejado de ser solamente instituciones que enseñan y ahora son también instituciones que aprenden a través de la investigación. O por lo menos así lo entiende Luis Carlos Villamil, decano de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad de La Salle, quien anuncia que si las universidades no se insertan desde ya en la dinámica de la investigación e innovación para generar un valor agregado, están condenadas a desaparecer.

Y mucho más en las facultades de ciencias agropecuarias, cuando las tecnologías avanzan a diario y el compromiso con la comunidad se hace cada vez más serio y responsable. No en vano entre los Objetivos del Desarrollo del Milenio propuestos por la ONU están justamente los de la seguridad alimentaria y la lucha contra las enfermedades. Dos propósitos que están directamente relacionados con el sector agropecuario del país.

Temas tan importantes como la zoonosis (enfermedades transmitidas de animales vertebrados a los humanos, como la brucelosis), enfermedades transmitidas por los alimentos, resistencia antimicrobiana y seguridad alimentaria, son apenas algunos de los más importantes que ocupan la agenda de salud pública en el mundo. Y que justamente las facultades empiezan a trabajar e investigar desde sus laboratorios y aulas.

De ahí que el incremento en la vinculación de profesores con doctorado en tiempo completo, participación activa en redes de investigación, innovación en los currículos, realización de proyectos con otras instituciones de ciencia y tecnología y aplicación de sistemas de evaluación y mejoramiento continuo, sean apenas algunas de las estrategias que están siguiendo las instituciones de educación superior para mantenerse actualizadas y ser competitivas en el mercado.

Por ejemplo, La Salle el próximo año abre un nuevo programa en Ingeniería Agronómica en Yopal, dirigido a jóvenes provenientes de zonas golpeadas por la violencia y la pobreza, con vocación agrícola y capacidad de liderazgo. La carrera se realiza en la modalidad de internado, porque facilita el proceso de “aprender haciendo” con una formación humana basada en la convivencia, el respeto mutuo, la solidaridad, la tolerancia y el amor por la tierra. De esta manera, más estudiantes tendrán acceso a educación superior a través de becas.

Lo cierto es que las universidades cada vez reconocen más la importancia de la investigación como base fundamental para el ofrecimiento de programas de maestría y doctorado, esos mismos que fortalezcan el proceso de formación de los programas de pregrado y posgrado. En este punto también coincide Luis Hernando Estupiñán, decano de la Facultad de Ingeniería Agronómica de la Universidad de Ciencias Aplicadas y Ambientales, U.D.C.A., quien asegura que el fortalecimiento de los procesos de articulación entre los sectores académicos, de investigación y productivos deben ser una realidad para que los alumnos desde el primer semestre tengan un contacto directo con el mundo laboral y estén al tanto de nuevas innovaciones en el campo de la salud pública.


Sin embargo, tampoco se puede dejar de lado la capacitación permanente a los docentes a nivel de educación formal e informal que les permita proponer y desarrollar proyectos científicos y tecnológicos. Para cumplir con dicha meta es necesario revisar el currículo, establecer convenios con instituciones nacionales e internacionales académicas y del sector productivo, realizar programas de doble titulación con posibilidades de que los alumnos colombianos cursen semestres en otros países y estudiantes de afuera vengan a Colombia para aprender nuevas técnicas y procedimientos.

Otro ejemplo interesante de innovación e integración de saberes es la propuesta “Contribuyendo a los objetivos del milenio a través de la salud como único concepto”, en la que participa la Universidad de La Salle por Colombia con 14 instituciones más de todo el mundo.

“El proyecto está coordinado por la universidad portuguesa de Evora y la Universidad de La Salle. Los países participantes son: España, Italia, Holanda, Inglaterra, Cuba, Chile, Argentina, Uruguay, Perú, Brasil, México, Costa Rica y Nicaragua. El proyecto tiene una duración de tres años, de 2009 a 2012, y el plan de actividades se estableció en la primera reunión que se hizo en La Salle en febrero del presente año”, señala Villamil. El segundo encuentro mostrará los avances del proyecto que se realizará en octubre de este año en Brasilia y empata justamente con el Congreso Mundial de Salud Pública, donde se analizarán aspectos tan relevantes como la epidemiología de las enfermedades emergentes, la prevención y la atención de desastres, el bienestar animal, la resistencia a los antimicrobianos, la inocuidad alimentaria y el control de la rabia.

De igual manera, el interés sigue creciendo por ofrecer programas más consolidados, de mayor calidad y pertinencia de acuerdo con las necesidades del mercado. La Universidad de La Salle, para el primer periodo de 2010 ofrecerá una maestría en Ciencia Animal con énfasis en producción animal sustentable, y para las maestrías en Ciencias Veterinarias se ofrecen nuevos enfoques en epidemiología, salud pública y diagnóstico molecular.

Por su parte, la U.D.C.A. desde hace cinco años viene haciendo trabajos de investigación sobre plantas transgénicas, transformación de embriones bovinos, manejo silvopastoril y plantas aromáticas medicinales.

Igualmente, la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Corpoica) y la Universidad de La Salle diseñarán un programa de Doctorado en Agrociencias para la formación de investigadores y estudiantes de alto nivel. El objetivo es promover la formación a nivel de posgrados, orientar y generar transferencia de conocimiento científico y tecnológico en las áreas de las ciencias animales, agrícolas y veterinarias.

Temas relacionados