Logística y academia

Algunas de las más prestigiosas universidades del país hoy le han dado vía educativa a pregrados y posgrados donde la logística es el tema central. ¿Cuál debe ser su aporte?

“De acuerdo con un estudio realizado por el Banco Mundial (Logistics Performance Index 2007), que evaluó el desarrollo logístico en 150 países con el objeto de detectar brechas existentes, mediante siete indicadores (eficiencia en aduanas, calidad en infraestructura, accesibilidad en la contratación de transporte, competencia de servicios logísticos, trazabilidad, costos logísticos y puntualidad en los envíos), Colombia se situó en el puesto 82 con una calificación de 2,5 sobre 5 en el listado general, encabezado por países como Singapur, con 4,19; Holanda, con 4,18, y Alemania, con 4,10. En el panorama latinoamericano, la lista es liderada por Chile en el puesto 32, seguido de argentina en el 45, Panamá en el 54, México en el 56, Perú en el 59 y Brasil con el 61. En pocas palabras, hay mucho por trabajar en el tema, y el primer punto debe ser la generación de conocimiento y profesionales en el área”.

Con esta afirmación de Andrés Felipe Santos, coordinador del programa de Administración en Logística y Producción de la Universidad del Rosario, queda clara la necesidad de generar, no sólo más obras de infraestructura como mecanismo para mejorar el sistema logístico nacional, sino preparar a personas que creen mecanismos y herramientas aplicables al campo real colombiano, en pro de entrar en la dinámica de ese amplio comercio global al que se empieza a enfrentar el país.

De esta forma, Carlos España, director ejecutivo de la Asociación Colombiana de Logística, Acolog, dice que “las instituciones educativas deben desempeñar un papel de investigación, porque hasta ahora lo han hecho para buscar nuevas técnicas de enseñanza, pero no para estar con el sector real”, por ejemplo, agrega el líder gremial, “la academia podría hacer verdaderos laboratorios y no emitir conocimientos gurús del extranjero, sino crear nuestras propias teorías del escenario en el que vivimos”.

Otra de las universidades que abrió un pregrado llamado Administración de Mercadeo y Logística Internacionales fue La Sabana. Según Ana Jimena Halaby, jefe del área de Mercadeo y Logística de la Escuela Internacional de Ciencias Económicas en la institución educativa, las personas que participan del programa académico están llamadas a dar el paso hacia las empresas para proponer modelos de acuerdo a los estudios realizados, pues “antes el tema era muy empírico y ya era hora de capitalizar el conocimiento”.

Relación en crecimiento

Ya iniciado el proceso de fortalecimiento en el campo académico, con la creación de carreras profesionales para formar personas expertas en el tema de logística, ahora se puede empezar a hablar del acercamiento con el sector real y revisar los aportes que desde las aulas y fuera de ellas pueden brindar los estudiantes, egresados y las mismas universidades.

Santos dice que las relaciones se han presentado principalmente en la participación de empleados del sector en programas de posgrado y se ha incrementado el número de convenios con empresas interesadas en crear campos de aprendizaje mediante las prácticas empresariales, que  El Rosario busca convertir en escenarios de innovación, creación y mejoramiento de cargos, procesos y proyectos logísticos y productivos.

Por su parte, Ana Jimena Halaby afirma que la academia ya está dando pasos en investigación, docencia y preparación a altos niveles para lograr una relación más amplia con el sector logístico del país. De ahí que la profesional destaque la palabra “compromiso” como el eje fundamental dentro de la convergencia entre estas dos áreas de trabajo.

Entre tanto, Carlos España sostiene que la necesidad de tener conocimientos más específicos, armonizar los procesos y generar más frentes de trabajo son factores fundamentales para el fortalecimiento de la labor que debe desempeñar la academia como un actor importante en la logística nacional. Asimismo, el experto resalta que el incremento de carreras dedicadas a explorar este campo de acción es una evolución que ha ido creciendo por la tecnología, el manejo de aduanas y el aumento en los volúmenes de carga.

Desarrollar de manera inmediata proyectos de infraestructura que pongan a nivel el país, con respecto a las exigencias de los múltiples tratados comerciales con otras naciones, no es una realidad a corto plazo, pero mejorar en el tema operativo y permitir que la tecnología ayude a desarrollar mejores procesos logísticos debe ser una gran iniciativa en la que se puede trabajar desde la academia para poner en práctica en los diferentes sectores organizacionales.

“Muchos comentan las ventajas comparativas que tiene Colombia, entre ellas, la de contar con dos océanos, pero no trascienden en el punto crítico, que es saber convertir este beneficio en una ventaja competitiva”, concluye Andrés Felipe Santos.

Temas relacionados