El toque femenino en Colombia

Panorama de las mujeres en distintos campos de acción.

Los grandes sucesos de carácter social y económico sufridos por el mundo durante los siglos XIX y XX, principalmente guerras y crisis financieras, les dieron a las mujeres la oportunidad de adoptar una posición fuerte frente a espacios fundamentales de la sociedad como el trabajo. Después de esos eventos, la búsqueda de la equidad, frente a la posición de los hombres en la sociedad, no ha cesado y ahora se pueden mostrar resultados. A pesar de eso, la consejera presidencial para la Equidad de la Mujer, Martha Lucía Vásquez Zawadzky, aclara: “La realidad de hoy nos impone nuevos desafíos”.

En la reunión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer en Naciones Unidas, que se lleva a cabo en estos días en Nueva York, 180 países contaron la forma en que avanzan en la implementación de la Plataforma de Acción de Beijing, carta de navegación que definieron las naciones para el tema de la mujer hace 15 años. Se puede decir que en el mundo occidental el acceso equitativo a la educación es uno de los avances comunes, además del consenso sobre la necesidad de priorizar los temas de empoderamiento económico, erradicación de la violencia y participación en la toma de decisiones.

Para Vásquez, “hoy en día la mujer juega un rol como gestora de desarrollo económico, social y cultural en la sociedad colombiana, pero no podemos sentirnos satisfechos”. Por ejemplo, en los temas de participación política es claro el incremento de la inclusión femenina en cargos decisorios de la administración pública (Rama Ejecutiva 39%; Legislativa, 30%; Judicial, 26%; organismos autónomos, 33%; organismos de vigilancia, 42%, y Registraduría Nacional, 37%). Pero esto contrasta con el bajo incremento en los cargos de elección popular (12% Senado y 10% Cámara de Representantes). Según la Consejera, las cifras ubican a Colombia muy por debajo de algunos países de la región como Argentina, Costa Rica y Ecuador.

En materia laboral, según información del DANE, se hace evidente la brecha entre los géneros, dado que, mientras la tasa de ocupación masculina en 2009 fue de 66,5%, la femenina alcanzó el 41,6%. Aunque hay todavía una importante diferencia, las estadísticas representan un aumento frente a los dos años pasados.

“Las empresas de titularidad femenina han demostrado ser una alternativa de generación de empleo e ingresos para un gran número de mujeres, si se tiene en cuenta que más del 90% de las compañías en Colombia están en el segmento de las microempresas, y de este altísimo porcentaje se calcula que el 50% son creadas y lideradas por el género femenino”, destaca la Consejera, para quien es primordial avanzar en el sector privado hacia la conquista de los cargos de alta gerencia, a los que solamente han podido acceder en un 16%.

En cuestión de salud, la Consejería cuenta que las afiliaciones al sistema aumentaron entre 2003 y 2008 el 33%, con más de tres millones de nuevas beneficiadas. Asimismo, se afirma que la tasa de mortalidad materna se redujo de 93,9 casos en el año 1998 a 75,6 en 2007, por cada 100.000 nacidos vivos. Esto se refleja en el hecho de que la esperanza de vida de las mujeres en Colombia supera los 75 años.

Un tema que sigue afectando al género femenino del país es la violencia intrafamiliar: “Las cifras muestran que la situación es alarmante y que persisten patrones culturales que no permiten erradicar o disminuir de manera significativa los índices de agresión contra las mujeres”, dice la funcionaria, para quien es fundamental que las personas conozcan sus derechos, pierdan el miedo a denunciar y sepan a qué entidades pueden acudir. “Debemos fortalecer esos esfuerzos y estrategias porque seguimos siendo una nación que discrimina a sus mujeres, como ocurre en la gran mayoría de los países, no sólo del mundo occidental”.

Temas relacionados