La calidad también importa

Homenaje al líquido más preciado.

Este año la celebración del Día del Agua estará centrada en una campaña para evitar la contaminación de las fuentes hídricas. 

A partir de este lunes, la humanidad ya no sólo tendrá que preocuparse porque haya suficiente agua, sino porque este recurso sea apto para el consumo humano, pues ¿de qué sirve tenerla si está contaminada?

Bajo el lema “Agua limpia para un mundo sano” y con la realización de conferencias, foros, concursos de dibujo, exposiciones de pinturas, ferias, festivales, caminatas, obras teatrales, presentación de documentales y hasta con una carrera atlética se celebrará el Día Mundial del Agua en diferentes ciudades de los cinco continentes.

Esta campaña es organizada por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) en nombre de ONU-Agua, y con colaboración de la FAO, el PNUD, la CEPE, Unicef, Unesco, ONU-Hábitat, la OMS, el Programa para el Decenio del Agua, la Asociación Internacional del Agua, el Fondo Mundial para la Naturaleza y el Consejo Mundial del Agua.

La idea este año es fomentar conciencia para generar un compromiso mundial con el fin de que los gobiernos, organizaciones y las comunidades adopten medidas de preservación y se realicen actividades de prevención de la contaminación, limpieza y rehabilitación de las fuentes hídricas, ya que mientras el agua sea pura, habrá ambientes y personas sanas.

La preocupación por la contaminación de este líquido reside en que en el mundo todavía hay alrededor de 1.100 millones de personas que carecen de una buena fuente de abastecimiento de agua y a otros 2.600 millones no se les ha mejorado el servicio de provisión, por tanto todavía consumen agua de pozos y ríos que no es tratada, lo cual ha traído como consecuencia la propagación de enfermedades.

Además, cada día dos millones de toneladas de aguas residuales en todo el mundo son drenados hacia las aguas de ríos y mares. El problema más grave se encuentra en los países en vía de desarrollo, en donde más del 89%  de los residuos y el 70% de los desechos industriales son vertidos en las aguas limpias.

Temas relacionados