Por: Madame Papita

Puro amor criollo

“¿Sabes lo bueno de la comida? Junta a gentes de todas las condiciones. Las calienta y les pone una sonrisa en la cara”. La princesa y el sapo.

Y eso es lo que uno encuentra tras recorrer las calles de Nueva Orleans (Louisiana), una ciudad de contrastes, rica en música, colores y sabores, es la capital por excelencia de la comida criolla de los estados del sur de Estados Unidos. La rica mezcla de culturas permitió el crecimiento y consolidación de una cocina que con mucha propiedad refleja sabores africanos, españoles, italianos, caribeños y nativos americanos, entre otros, que sumados a los productos de un mar prolijo hacen de esta ciudad una olla en constante ebullición.

A fuego lento, calderos, ollas, y hornos viven las 24 horas del día la desenfrenada vida de una de las capitales turísticas y gastronómicas del mundo. La ciudad tiene siempre un aroma, algo así como un hilo invisible que lo lleva a uno de restaurante en restaurante probando y brindando por los tesoros de la comida sureña. En sus calles, los aromas de las especias, hierbas, pimientos, ajos, verduras, carnes y mariscos dan cuenta de sudados, sopas, guisos, fiambres, refinada panadería y deliciosos bocados dulces, que reflejan lo picante y sazonada que puede ser esta cocina y la ciudad.

Una herencia gastronómica que ha sobrevivido no solo a su identidad con el paso de los siglos y las migraciones propias de un puerto, tanto de río como de mar, sino a la inclemencia de la naturaleza que de cuando en cuando los somete a duras pruebas. Comedores, restaurantes, bares o  puestos de comida en la calle siempre tienen de fondo un compás de jazz, góspel o blues que le agrega ese ingrediente secreto entre trompeta, saxo y piano a la dicha de una mesa criolla del sur.

Grandes músicos reconocidos mundialmente han nacido en esta burbuja multicultural: Louis Armstrong, Fats Domino, The Neville Brothers o Wynton Marsalis; literalmente como en las películas la banda sonora le da vida a esta exquisita comida, que entre el gozo pagano, sus famosos carnavales de Mardi Gras y las reflexiones de la ciudad, cuentan la historia de Nueva Orleans a través de sus raíces, su comida y su cultura.

No dejen de probar, caminar y dejar que el paladar les dé su mejor calificación a la hora de comer. Siempre viene bien una ayuda digital como Open Table, que los ayudará a ver las mejores mesas y horas para comer.

@Chefguty

877404

2019-08-22T00:00:05-05:00

column

2019-08-23T02:59:14-05:00

jrincon_1275

none

Puro amor criollo

17

2574

2591

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Madame Papita

Como abeja al panal

En el páramo

Un dulce demonio

Que la fuerza esté contigo

El país de nunca jamás