Redacción Vea / 25 Nov 2021 - 3:40 a. m.

Freddie Mercury y su gran secreto con Mary Austin, el amor de su vida

Freddie Mercury le entregó un gran secreto a Mary Austin, el amor de su vida. Ella prometió no revelarlo nunca.
Freddie Mercury confiaba absolutamente en Mary Austin, el amor de su vida, y le confió su secreto más grande.
The Grosby Group
Freddie Mercury confiaba absolutamente en Mary Austin, el amor de su vida, y le confió su secreto más grande.
Freddie Mercury confiaba absolutamente en Mary Austin, el amor de su vida, y le confió su secreto más grande.

Freddie Mercury se refería siempre a Mary Austin como ´mi esposa´. Se conocieron en 1969, gracias a Brian May. Freddie solía ir con su amigo a Bimba, una boutique donde ella trabajaba. Al principio, el artista únicamente la saludaba, pero tiempo después se animó a algo más. “Habrán sido cinco o seis meses hasta que finalmente me preguntó si quería salir con él”, contó Austin en el documental Freddie Mercury : la historia jamás contada. Sólo bastaron 5 meses para que decidieran irse a vivir juntos, y en Navidad, con un anillo de jade, Freddie le propuso que fuera su esposa. Aunque comprometida, la pareja no llegó al altar, pues Freddie le reveló, en 1976, que creía ser bisexual. Mary, que desde hacía un tiempo sabía lo que sucedía, le dio la certeza de su homosexualidad. Aunque se fue del hogar que compartían, en West Kensington, Freddie nunca se alejó de Mary: vivían cerca el uno del otro y la nombró su asistente. El intérprete de Love somebody declaró en una entrevista, que en su vida, Mary tenía un lugar que nadie podría arrebatarle. “Todos mis amantes me preguntan por qué no pueden reemplazar a Mary, pero es simplemente imposible. Es la única amiga que tengo, y no quiero a nadie más. Para mi es mi esposa. Para mí es un matrimonio. Para otros, la palabra es solo eso, una palabra. Nosotros creemos el uno en el otro, y eso es suficiente para mí”. Ella conocía sus amores, el último de ellos, Jim Hutton, sabía de sus preocupaciones y recibió su fatídico resultado médico. Austin estuvo a su lado durante la terrible evolución de la enfermedad y se turnó con Hutton, Joe Fanelli, Dave Clark, sus grandes amigos, y Peter Freestone, su asistente, para cuidarlo. La muerte de Freddie, el 24 de noviembre de 1991, sumió a Mary, quien esperaba a su segundo hijo, Jamie, en la tristeza.

El secreto

“Si muero antes que ella le voy a dejar todo lo que tengo. Nadie más va a tener un centavo, salvo mis gatos”, dijo en una entrevista. seis años antes de su muerte. Su testamento se leyó en mayo de 1992 y Freddie cumplió la promesa. Su ´esposa´ heredó la mansión de Garden Lodge, avaluada en 22. 5 millones de euros, donde aún vive, la mitad de su fortuna, el 50% de las ganancias provenientes de los derechos de Queen y del musical We Will Rock You. A la mujer que prometió amar hasta su último suspiro, le dejó una misión: sólo ella conocería el paradero de sus cenizas. “Nadie nunca sabrá dónde están enterradas, porque ese fue su deseo”, declaró Mary al Daily Mail en el 2013. Las tuvo en su cuarto durante dos años, hasta que encontró el momento propicio para cumplir la voluntad del hombre que escribió para ella Love of My Live. “Una mañana simplemente me escabullí de la casa con la urna. Tenía que parecer un día normal para que nadie sospechara”.

Comparte: