Estilo y distinción

Con un precio altamente competitivo, un motor de baja cilindrada y excelentes prestaciones, la marca checa sorprende con un vehículo de lujo.

La segunda generación del Superb de Skoda impacta. No sólo por su diseño exterior y por su confort interior, sino por el desempeño de su motor de 1.8 litros, que se mueve con suficiencia y le entrega al conductor la sensación de estar al mando de un auto de mayor cilindrada. Y eso se debe a que la marca checa ha trabajado en los últimos años en la producción de vehículos de bajo consumo de combustible, que a su vez garantizan una menor emisión de gases contaminantes, sin sacrificar sus prestaciones

El Superb, en la medida que se va descubriendo, supera las expectativas, y es fácil advertir que se está frente a un vehículo con clase, con acabados interiores de lujo, confortable y dotado de diferentes ayudas tecnológicas que facilitan su conducción.

Si bien es un sedán de dimensiones generosas, algo que con seguridad agradecerán los ocupantes, su comportamiento y rendimiento se asemeja al de un auto deportivo, pues el propulsor –de origen Volks-wagen AG– reacciona de manera rápida y eficiente, gracias a un torque destacable (250 Nm o 25.,5 kgm entre 1.500 y 4.200 rpm) de su motor de 1.8 litros turbocargado.

Una de las ventajas de este turbo es la inyección directa y la distribución variable de válvulas, tecnologías aplicadas a un motor de baja cilindrada para que mantenga sus características deportivas desde las 1.500 rpm, con un consumo bajo de combustible. El sistema de alimentación de inyección directa es el mismo que se ofrece en otros vehículos del grupo VW AG, como Audi, Volkswagen de alta gama, Bentley, Bugatti, Seat y Porsche.

La transmisión del Skoda Superb II es de las más avanzadas de la industria automotriz mundial. Es la caja de cambios Direct Shift Gearbox (DSG) de seis velocidades, que no es otra cosa que un sistema de transmisión dinámico que integra dos embragues gemelos. Es una mezcla entre la facilidad de uso de una caja de cambios secuencial y el placer de una caja de cambios manual de seis marchas. A diferencia de una caja automática convencional, la DSG no utiliza convertidor de torque y es una caja de cambio directo que tiene enormes ventajas en prestaciones y ahorro de gasolina. Los cambios son más rápidos y más directos que cualquier caja automática o manual.

Pero hay más sorpresas y una de ellas es el sistema de estacionamiento automático (ParkAssist), un dispositivo que descresta por su funcionalidad. Este dispositivo comprueba si hay espacio suficiente para parquear en línea, en un determinado lugar. El solo da instrucciones precisas y mueve el volante automáticamente. El conductor debe soltar las manos y sigue las instrucciones que aparecen en la pantalla del ordenador (acelerar, frenar, manejar el cambio de marchas y vigilar el entorno). Este sistema funciona a través de unos sensores de ultrasonido que sirven para determinar si el espacio disponible para estacionar es suficiente, a la izquierda o a la derecha del sentido de la marcha. Una vez que se ve un lugar para parquearse en línea, hay que activar el sistema pulsando un botón que hay delante de la palanca de cambios. Se recomienda no llevar a cabo esta maniobra a una velocidad superior a los 7 km/h.

El equipamiento también es destacable y acorde con un auto de lujo. Instala siete airbags, incluido uno para las rodillas del conductor. En seguridad activa, también viene con control de estabilidad (ESP), dirección asistida electromecánica variable con un acertado equilibrio entre dureza y suavidad, y luces de gas de xenón para las bajas y largas con iluminación activa (AFS). Las luces delanteras tienen tres funciones: una para ciudad que hace que el haz sea más ancho, otro para carretera con una mayor longitud del haz y el tercero para una vía rápida, que es una combinación de las dos.

La suspensión también es destacable y hace que la marcha sea prácticamente imperceptible. La delantera es independiente, tipo Mcpherson, con resorte helicoidal y barra estabilizadora, mientras que la trasera es independiente, de paralelogramo deformable, resorte helicoidal y barra estabilizadora. Los rines son de 16 pulgadas.

Sus generosas dimensiones saltan a la vista: 4.83 metros de longitud y un peso de 1.529 kilogramos, con la capacidad de acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 8.6 segundos y llegar una velocidad máxima en recta de 220 km/h, según el piso térmico colombiano en donde se utilice.


Ficha técnica

skoda superb II

Motor: 1.798 cc, 4 cilindros en línea y 16 válvulas

Potencia: 160 caballos a 6.200 rpm

Torque: 250 Nm o 25,5 kgm entre 1.500 y 4.200 rpm

Transmisión: Caja de cambios: robotizada DSG de doble embrague y seis velocidades

suspensión: Del., independiente, tipo Mcpherson; Tras., independiente, de paralelogramo deformable.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Seat regresa más fuerte